Pasar al contenido principal
x

Preguntas frecuentes: La vacuna Covid-19 y los pacientes migrantes, inmigrantes y trabajadores del sector alimenticio y agrícola

Preguntas frecuentes: La vacuna Covid-19 y los pacientes migrantes, inmigrantes y trabajadores del sector alimenticio y agrícola.

Migrant Clinicians Network, La Red de Proveedores de Servicios de Salud para Migrantes (MCN por sus siglas en inglés) continúa recibiendo preguntas de nuestros miembros y las comunidades de migrantes, inmigrantes y trabajadores agrícolas. Aquí les ofrecemos las respuestas a las preguntas más recientes, seguidas por las preguntas y respuestas de los meses anteriores.

Estas preguntas frecuentes se revisaron por última vez el 26 de septiembre de 2022. En materia de COVID-19, la información evoluciona continuamente. Recuerde que nuestra comprensión de COVID-19, sus variantes y la efectividad de las vacunas a lo largo del tiempo continúa desarrollándose a medida que recibimos más datos y, en consecuencia, las recomendaciones pueden cambiar. Por favor, siga visitando esta página para obtener actualizaciones y tener acceso a otras fuentes confiables como los CDC. Para obtener las recomendaciones más actualizadas, por favor visite la página de los CDC.

 

 

Digital Health Awards Winner - Logo

Preguntas más recientes
Exposición, cuarentena y aislamiento
Prevención
Variantes
Refuerzo y opciones de vacunación
Tratamiento para COVID-19
Pruebas y diagnóstico de COVID-19
COVID-19 prolongado o persistente
Migración, inmigración y viajes / Vacunación internacional
Personas embarazadas
Niños
Tarjetas de vacunación
COVID y otros problemas de salud
Preguntas básicas sobre COVID

 

Preguntas más recientes

 

¿Cómo les explico a mis pacientes migrantes lo que es la vacuna bivalente?

La vacuna bivalente es la vacuna de refuerzo más actualizada. Esta vacuna de refuerzo salió al mercado sin el mismo nivel de promoción y de alcance comunitario que tuvieron las vacunas anteriores contra COVID-19. Debido a esto, mucha gente no está considerando realmente ponérsela, o no sabe lo suficiente para tomar la decisión. A los pacientes migrantes que pueden tener dificultades para vacunarse, se les puede enfatizar lo siguiente:

  • La vacuna de refuerzo bivalente va a reducir en gran medida las posibilidades de sufrir COVID-19 grave, de morir y de tener COVID-19 prolongado a medida que nos acercamos al otoño y a las vacaciones de invierno, que es cuando hay una mayor posibilidad de que vuelvan a aumentar los casos de COVID-19 ya que la gente se reúne para eventos en lugares cerrados.
  • Esta vacuna es un refuerzo que los pacientes pueden ponerse dos meses después de la serie inicial o de su última dosis de refuerzo, o tres meses después de que se infectó por COVID-19.
  • Es segura, eficaz, y usa la misma tecnología que la serie inicial de vacunas de ARNm.
  • Se considera "bivalente" porque ha sido diseñada para actuar contra la cepa original de COVID-19 y contra las cepas más recientes ómicron BA.4 y BA.5.
  • Es posible que sea la última vacuna que el gobierno federal ofrezca de forma gratuita (aunque algunos estados aún la pueden seguir dando gratis a quienes no tengan seguro médico). 
  • Los efectos secundarios son muy similares a los de la serie inicial.
  • Hay dos vacunas de refuerzo bivalentes disponibles. La de Pfizer para personas a partir de los 12 años y la de Moderna que es solo para mayores de 18 años.

Hable con sus pacientes sobre cuándo usted se puso la vacuna de refuerzo bivalente y por qué se la puso. Tenga en cuenta que los migrantes pueden tener un acceso muy limitado a las vacunas. Si está trabajando activamente con un paciente, amablemente ayúdele a hacer una cita o refiérale a una clínica de vacunación.


¿Un paciente migrante debe recibir al mismo tiempo la vacuna de refuerzo bivalente contra COVID-19 y la vacuna contra la gripe?

Sí. Si es seguro ponerse al mismo tiempo la vacuna de refuerzo bivalente contra COVID-19 y la vacuna contra la gripe. Es posible que los pacientes migrantes tengan muy pocas oportunidades para vacunarse debido a su acceso limitado a los servicios de salud, por eso, se recomienda ponerse las dos vacunas tan pronto como sea posible. Si el horario de trabajo es flexible y el acceso a los servicios de salud es bueno, pueden vacunarse en días diferentes. Algunas personas lo prefieren así porque recibir las dos vacunas el mismo día puede aumentar los efectos secundarios como dolor de cabeza, fatiga, fiebre y dolor en el lugar de la inyección. Otros pueden preferir ponerse la vacuna cerca de ciertos eventos o fiestas para maximizar su protección durante esas fechas. Sin embargo, los proveedores de salud deben asegurarse de que la decisión de retrasar una de las vacunas no lleve al paciente a no ponérsela.    


¿Un paciente migrante debe recibir al mismo tiempo la vacuna de refuerzo bivalente contra COVID-19 y la vacuna contra la viruela del mono o símica?

No. Los CDC recomiendan a quienes se pongan cualquier vacuna contra la viruela del mono que esperen cuatro semanas antes de vacunarse contra COVID-19. Sin embargo, en este momento los CDC no tienen una recomendación sobre cuándo vacunarse contra la viruela del mono después de que una persona se ha puesto una vacuna contra COVID-19.

La vacuna ACAM2000 contra la viruela del mono, se ha relacionado con la miocarditis en varones adolescentes. Con respecto a la vacuna JYNNEOS, no hay datos suficientes para decir si hay alguna relación entre esta vacuna y la miocarditis.

Los proveedores de salud deben hablar con el paciente para determinar qué vacuna colocar primero de acuerdo con el riesgo de exposición del paciente a cada infección y planificar la vacunación según la prioridad establecida. COVID-19 sigue siendo mortal para las personas que no están vacunadas o que tienen un sistema inmune debilitado. Si el paciente se traslada de un sitio a otro, considere la posibilidad de registrarlo en la Red de Salud -Health Network de MCN- para asegurarse de que pueda tener acceso a la vacuna en su próximo destino.


¿Cuándo es el mejor momento para ponerse la vacuna de refuerzo bivalente...

...si se acaba de poner la cuarta dosis refuerzo?

Espere dos meses después de su última dosis, ya sea de refuerzo o de la serie inicial, y luego reciba la vacuna de refuerzo bivalente.

...si se acaba de infectar?

Espere tres meses desde la última vez que su prueba dio positiva y luego póngase la vacuna de refuerzo bivalente. Si nunca se ha vacunado, empiece poniéndose la serie inicial y, luego, continue con la vacuna de refuerzo bivalente.


¿Qué vacuna de refuerzo bivalente debo ponerme, Pfizer o Moderna?

Ambas vacunas son muy eficaces y recomendables. Moderna sólo está disponible para personas mayores de 18 años, así que las personas entre 12 a 17 años de edad, deben ponerse la vacuna de Pfizer.

Si usted es un hombre entre los 18 y 30 años de edad y la vacuna de Pfizer está disponible, es preferible que se ponga esta vacuna porque tiene menor riesgo de miocarditis en comparación con la vacuna de Moderna. Por supuesto, el solo hecho de tener COVID-19 aumenta el riesgo de miocarditis mucho más que la misma vacuna, así que no retrase su vacunación. 


¿La vacuna de refuerzo bivalente va a proteger a las personas de las nuevas variantes que puedan surgir?

La vacuna de refuerzo bivalente protege a las personas tanto de la cepa original del SRAS-CoV-2 como de la variante de ómicron BA.5. Se le llama vacuna de refuerzo bivalente porque fue creada para proporcionar esa doble protección. Aun no hay resultados definitivos sobre la eficacia de la vacuna de refuerzo bivalente para prevenir la infección causada por la variante de ómicron BA.5. Estos resultados se obtendrán una vez que se tengan datos de los ensayos clínicos en humanos o se recopile la data de quienes ya recibieron la vacuna. Se espera que la vacuna de refuerzo bivalente ofrezca una protección amplia contra las cepas de ómicron o SARS-CoV-2 que surjan en el futuro, aunque no fue hecha para esto. 


¿Por cuánto tiempo protege la vacuna de refuerzo bivalente?

No se tiene muy claro por cuánto tiempo la vacuna de refuerzo bivalente proporcionará una protección sólida contra COVID-19. Sin embargo, es de notar que, mientras más personas se vacunen y sigan los lineamientos de salud pública para mantenerse seguros, el virus tendrá menos oportunidades de transmitirse y mutar. Con menos mutaciones -es decir, con menos variantes nuevas resistentes –la vacuna de refuerzo bivalente podría mantener su eficacia por más tiempo.


¿Esta vacuna protege contra COVID-19 prolongado?

Sí, pero indirectamente. Aunque la vacuna de refuerzo bivalente no protege específicamente contra COVID-19 prolongado, se sabe que los efetos prolongados de COVID-19 se dan con más frecuencia en personas que han tenido COVID-19 grave. Esta vacuna de refuerzo bivalente reduce el riesgo de sufrir COVID-19 grave, lo que a su vez reduce el riesgo de tener COVID-19 prolongado. La mejor manera de no desarrollar COVID-19 prolongado, es por supuesto, no infectarse nunca con COVID-19. La vacuna de refuerzo bivalente reduce la posibilidad de que una persona se contagie de COVID-19. 

 

 

Exposición, cuarentena y aislamiento

 

Los CDC han cambiado los lineamientos de COVID-19 para enfocarse principalmente en que las personas manejen su propio riesgo. ¿Cómo puedo ayudar a mi comunidad, especialmente a los trabajadores esenciales, para que se mantengan seguros cuando muchos aspectos de su seguridad están fuera de su control? 

A medida que los CDC han cambiado su enfoque sobre el manejo y la prevención de COVID-19, las personas han adquirido la responsabilidad de saber su nivel y su tolerancia al riesgo. Las tasas de transmisión y hospitalización por COVID-19 son diferentes de un estado a otro, e incluso, de un condado a otro. Se anima a los proveedores de servicios de salud a enseñar a los pacientes cómo determinar su riesgo personal:

  • ¿Cuáles son las tasas de hospitalización de su comunidad en este momento? ¿Están subiendo o bajando?
     
  • ¿Cómo está su salud? ¿Tiene alguna enfermedad que pueda aumentar su riesgo de COVID-19? ¿Está al día con sus vacunas contra COVID-19? 
     
  • ¿Cuál es el nivel de riesgo del evento al que a usted le gustaría ir? ¿Es en un lugar cerrado o al aire libre? ¿Cuántas personas irán? ¿Qué tipo de ventilación y distanciamiento habrá?

Además de los conteos oficiales locales para ayudar a la gente a entender el nivel de transmisión de su localidad, existen muchas calculadoras de riesgo. Una de ellas es del Proyecto microCovid disponible en inglés, español y otros idiomas, y la otra es la Calculadora de Riesgo de COVID-19 de Harvard T.H. Chan School of Public Health

Además, los equipos de alcance comunitario pueden tener un papel muy importante. Los trabajadores de salud comunitarios (CHWs por sus siglas en inglés) pueden apoyarse en las alianzas que han creado con las empresas durante la pandemia de COVID-19 para mantener la seguridad de los trabajadores esenciales. Las empresas pueden promover el uso del cubrebocas en el trabajo al poner avisos con las recomendaciones y ofreciendo respiradores gratis de alta calidad como los N95. Los CHWs pueden ofrecer recursos y orientación sobre la importancia de la ventilación, para que los empleadores provean lugares de trabajo lo más seguros posible. Lea la pregunta "Mejorar la ventilación es una forma importante de disminuir...".  


Son confusos los lineamientos de los CDC sobre lo que debe hacer un paciente cuando ha tenido contacto cercano con alguien que dio positivo. ¿Qué se recomienda?

En agosto de 2022, los CDC cambiaron sus recomendaciones sobre la exposición a COVID-19. Los CDC ya no recomiendan la cuarentena después de la exposición a COVID-19, independientemente de cuál sea el estado de vacunación de la persona. Ahora, después de la exposición, los CDC dicen que hay que usar una máscara de alta calidad durante 10 días y hacerse la prueba cinco días después de la exposición. 

MCN está actualizando sus diagramas de flujo en inglés y español para ayudar a los proveedores de servicios de salud a comunicar el nuevo proceso.

Las nuevas recomendaciones de los CDC en las que eliminan los requisitos de cuarentena podrían ser más fáciles de cumplir por los pacientes migrantes e inmigrantes que tengan condiciones de vivienda que dificulten la cuarentena, o que tengan un trabajo informal que les dificulte tomar el tiempo necesario para hacerse la prueba o ponerse en cuarentena. Sin embargo, con menos recomendaciones que fomenten la cuarentena y el aislamiento, el riesgo de exposición puede aumentar, sobre todo, en lugares de trabajo con poca ventilación y pocas protecciones. Hable con los pacientes que trabajen en entornos de alto riesgo sobre la ventilación, el uso del cubrebocas y el nivel de propagación de COVID-19 en la comunidad. (Véase: Los CDC han cambiado los lineamientos de COVID-19 para enfocarse principalmente en que las personas manejen su propio riesgo. ¿Cómo puedo ayudar a mi comunidad, especialmente a los trabajadores esenciales, para que se mantengan seguros cuando muchos aspectos de su seguridad están fuera de su control? )


 

Un miembro de la comunidad está en el quinto día de sus síntomas con COVID-19 y empieza a sentirse mejor, pero aún no está bien. ¿Qué debería recomendarle?

De acuerdo con los CDC:

  1. Un paciente que se siente mejor y no ha tenido fiebre por 24 horas puede parar el aislamiento, 5 días después desde que comenzaron los síntomas.
     
  2. Un paciente que ya no tiene síntomas (o que siempre fue asintomático) puede parar el aislamiento, 5 días después de que la prueba dio positiva o desde que los síntomas empezaron.

El CDC también recomienda que, al terminar el aislamiento, el paciente debe seguir usando el cubrebocas por cinco días más.

A muchos proveedores de salud e investigadores de enfermedades infecciosas les preocupa que las personas que no se hagan la prueba después de los primero cinco días a partir del inicio de los síntomas, puedan aún estar propagando el virus, incluso si empiezan a sentirse mejor. Muchas personas dan positivo cinco, siete y hasta 14 días después de haber comenzado los síntomas.

Los lineamientos de los CDC de agosto de 2022 aclaran que las personas con una enfermedad moderada o grave deben aislarse hasta el décimo día. A las personas con una enfermedad muy grave o con un sistema inmune débil, se les recomienda que consulten a un médico antes de terminar el aislamiento. Además, es importante tener en cuenta que, durante el período de rebote del Paxlovid, si los síntomas vuelven a aparecer, los pacientes deben comenzar el aislamiento otra vez, empezando desde el día 0, que es el día en que el paciente volvió a dar positivo en la prueba.

La mejor manera de garantizar que un paciente no sea infeccioso es hacerse nuevamente la prueba después de los cinco días. Esto no es un requerimiento de los CDC, ni es factible en muchos lugares en donde las pruebas escasean y/o son costosas. Los pacientes que solicitan asilo, migrantes e inmigrantes, junto con los trabajadores agrícolas y de la industria de alimentos, por lo general, no tienen un fácil acceso a pruebas caseras y de PCR. Dos pasos importantes para mejorar el acceso de los pacientes a las pruebas son la existencia del programa federal que las provea y la exigencia a las compañías de seguros médicos para que las den. Sin embargo, el acceso sigue siendo difícil. Se alienta a los equipos de alcance comunitario para que ofrezcan oportunidades para realizar pruebas sin costo, fuera de los horarios de atención establecidos, así como los fines de semana en iglesias, mercados de pulgas, mercados de agricultores y tiendas de comestibles, campamentos de trabajadores agrícolas y eventos locales.

En resumen, se debe recomendar a los pacientes a hacerse una prueba después de cinco días a partir del primer resultado, sin embargo, se debe aclarar que no es obligatorio y, los defensores de la atención en salud, deben luchar para garantizar que dicha prueba sea rápida, conveniente y gratuita. Si los resultados dan positivo después de cinco días, deben continuar con el aislamiento y hacerse las pruebas periódicamente hasta que den negativo. Si están totalmente vacunados, sin fiebre y sin otros síntomas, podrían volver al trabajo usando un cubrebocas después de esos cinco días.

 


 

¿Deben hacerse la prueba de COVID-19 los pacientes vacunados que han estado expuestos y no tienen síntomas?

Sí.

Independientemente del estatus de vacunación, si un paciente sabe que ha estado expuesto, no tiene que hacer la cuarentena, pero debe hacerse la prueba cinco días después de la exposición, incluso si no tiene síntomas. También debe usar un cubrebocas de muy buena calidad o un respirador (como el N95) durante los 10 días siguientes a la exposición, aunque la prueba resulte negativa. Lea más en la página de los CDC sobre aislamiento y precauciones para personas con COVID-19.

 


Mejorar la ventilación es una forma importante de disminuir el riesgo de exposición a COVID-19. ¿Cómo puedo ayudar a mis pacientes para que reduzcan su riesgo de contraer COVID-19?

El primer paso es educar a los pacientes. Los proveedores de salud también pueden darles información para que protejan su salud en el lugar de trabajo. La infografía y las preguntas frecuentes de la Organización Mundial de la Salud (OMS por sus siglas en español) muestran lo que las personas pueden hacer para mejorar la ventilación en el trabajo u otro ambiente cerrado y están disponibles en varios idiomas. También tienen un cuestionario en línea muy interesante en diferentes idiomas para que las personas pongan a prueba sus conocimientos sobre la ventilación. Por ejemplo, para mejorar la ventilación se puede hacer algo tan sencillo como abrir las ventanas.

Esta lista de verificación sobre la ventilación creada en español por MCN y el National Resource Center for Refugees, Immigrants, and Migrants (NRC-RIM por sus siglas en inglés), cubre conceptos importantes como los intercambios de aire por hora, la selección del purificador y estrategias de mitigación además del uso de los purificadores. El CDC, en su página sobre COVID-19: Ventilación en edificios, tiene una lista completa de preguntas frecuentes sobre la ventilación. Los trabajadores de alcance comunitario que han desarrollado relaciones con los empleadores del área pueden ofrecer recursos y orientación sobre la ventilación, o pueden preparar a los trabajadores para que hablen con sus empleadores. La ventilación puede evitar la propagación de enfermedades en el lugar de trabajo, lo cual es un beneficio tanto para el empleador como para el empleado.

 

 

Prevención
 

¿Cuántas infecciones, hospitalizaciones y muertes asociadas a COVID se han evitado entre las personas vacunadas gracias al programa de vacunación en EE. UU.?

La vacunación ha salvado millones de vidas en EE. UU. En un estudio de modelo estadístico dirigido por los CDC (disponible en inglés) se estimó que la vacunación contra COVID-19 evitó 27 millones de infecciones por COVID-19, 1.6 millones de hospitalizaciones y 235 000 muertes asociadas a COVID-19 entre los vacunados mayores de 18 años, desde el 1 de diciembre de 2020 hasta el 30 de septiembre de 2021. Para el 30 de septiembre de 2021, se estima que la vacunación evitó el 52% de las infecciones esperadas, el 56% de las hospitalizaciones esperadas y el 58% de las muertes esperadas. 

 


 

 

Variantes

 

Una paciente se sorprendió cuando su prueba de COVID-19 salió positiva y sus síntomas eran similares al de una gastroenteritis viral. ¿Qué dicen los datos sobre los síntomas de ómicron y sus variantes?

Los primeros datos sugieren que la pérdida del gusto y el olfato, las señales de la infección por COVID-19 que experimentan muchas personas, son menos comunes en las variantes de ómicron incluyendo la BA.5. Además, debido a que las variantes de ómicron no infectan los pulmones tan fácilmente como las variantes anteriores, algunas personas están siendo hospitalizadas sin problemas respiratorios graves, un cambio con respecto a las olas anteriores de la pandemia. Sin embargo, esto no significa que ómicron no esté enviando a las personas al hospital. Muchas personas se enferman bastante con las variantes de ómicron y la mayoría tiene síntomas similares a los de la gripe y a los de las variantes anteriores, que incluyen, entre otros: fiebre, escalofríos, tos, dificultad para respirar, fatiga, dolores musculares, náuseas y vómitos. Todas las personas que tengan cualquiera de esos síntomas deben hacerse la prueba de COVID-19 y ponerse en cuarentena hasta que los resultados sean concluyentes. Si la prueba de COVID-19 de un paciente sale positiva o tiene síntomas, este debe aislarse durante al menos cinco días, según los CDC. (Consulte a continuación: "Son confusos los lineamientos de los CDC sobre lo que debe hacer un paciente cuando ha tenido contacto cercano con alguien que dio positivo. ¿Qué se recomienda?” bajo el título de Exposición, cuarentena y aislamiento).

 


 

¿Qué sabemos de la nueva subvariante de ómicron?

A partir del verano de 2022, la subvariante BA.5 es la principal subvariante de ómicron que circula en EE. UU. Una persona con una subvariante de ómicron también dará positivo con una prueba de PCR; sin embargo, el médico solo podrá saber qué subvariante es por medio de un análisis de secuenciación genética. La subvariante BA.5 es más contagiosa que la cepa inicial de ómicron que surgió en enero, o sus subvariantes BA.2 y BA.2.12.1, que provocaron repuntes de infección a finales de la primavera. Nuestro conteo oficial de casos es engañosamente bajo. Debido a la prevalencia de las pruebas en el hogar, la tasa de detección de la infección  -el porcentaje de casos de COVID que se reporta- es de tan solo un 14% a junio de 2022. Muchas personas que se infectaron con ómicron o sus variantes a principios de la primavera han experimentado la infección de la variante BA.5.

 


 

He leído que ómicron es menos grave que las variantes anteriores, entonces ¿por qué los hospitales están tan llenos?

Hay dos razones principales por las que ómicron ha ejercido una gran tensión sobre los hospitales. Primero, estas cepas son increíblemente contagiosas; en general, más personas se están infectando. Aún cuando ómicron y sus variantes pueden ser un poco más leves que las variantes anteriores, sigue habiendo una gran cantidad de personas infectadas que necesitan ser ingresadas al hospital, ocupando así las camas que se necesitan para pacientes con otras enfermedades de riesgo. (Las pruebas en el hogar han llevado a un conteo extraordinariamente bajo de casos. Se estima que, a partir de junio de 2022, solo se reporta el 14% de los casos). 

En segundo lugar, los hospitales tienen serios problemas de personal. Debido a que ómicron es tan contagioso, muchos trabajadores de la salud han contraído COVID-19 a pesar de que están al día con sus vacunas. Incluso los trabajadores de la salud infectados con casos leves no pueden ir a trabajar, por lo que los hospitales no solo están sobrecargados, sino que también tienen una gran escasez de personal.

En tercer lugar, algunos centros de residencia asistida y para ancianos no están equipados para atender a pacientes con COVID-19. En algunas zonas, cualquier residente de estos centros que dé positivo -incluso si es asintomático- es enviado al hospital hasta que esa persona dé consistentemente negativo, lo que supone una gran carga para los hospitales de la comunidad. Además, estos centros también están experimentando una escasez de personal cuando dan positivo en las pruebas de COVID-19 y, en consecuencia, no pueden recibir a los pacientes que están listos para ser dados de alta del hospital.

 


 

 

Refuerzo y opciones de vacunación
 

Un miembro de la comunidad acaba de enfermarse de COVID-19. ¿Cuándo debe recibir su segunda vacuna de refuerzo? 

Recibir una segunda vacuna de refuerzo es una forma confiable y efectiva para reducir el riesgo de enfermedad grave o muerte, incluso si la persona acaba de contraer COVID-19. Si el miembro de su comunidad es elegible para un segundo refuerzo (es decir, tiene más de 50 años y/o su sistema inmune está moderada o severamente comprometido), es seguro que reciba su segundo refuerzo tan pronto como haya terminado su aislamiento según las directrices de los CDC. 

Es importante señalar que, las infecciones por COVID-19 no refuerzan la inmunidad de manera confiable y no evitan otra infección. Las vacunas de refuerzo aumentan de forma fiable el nivel de anticuerpos del paciente. Como las cepas más contagiosas siguen propagándose, es más importante que nunca estar al día con las vacunas incluso después de una infección. 

 


 

¿Qué es una vacuna bivalente? ¿Es más eficaz que las vacunas actuales?

En junio de 2022, Moderna publicó datos sobre una nueva vacuna bivalente, es decir, una vacuna que provoca una respuesta inmunitaria a dos antígenos diferentes en una sola dosis. Esta vacuna bivalente tenía por objeto crear anticuerpos contra las variantes alfa y ómicron. Los datos de la vacuna bivalente en comparación con la vacuna original mostraron que la vacuna bivalente aumentó los niveles de anticuerpos contra todas las variantes de interés y no sólo contra las variantes para las que se creó inicialmente. Los datos no pueden mostrar la eficacia a largo plazo o los efectos secundarios debido a la corta duración de los ensayos; sin embargo, los ejecutivos de Moderna creen que los datos mostrarán una eficacia de más de seis meses, e incluso, tal vez, hasta de un año. Se necesitan más datos, pero muchos epidemiólogos y expertos en salud pública creen que una vacuna bivalente es el siguiente paso en la lucha contra COVID-19. Los ejecutivos de Moderna y otros opinan que la vacuna bivalente es una buena candidata para convertirse en un refuerzo anual contra COVID-19 porque puede producir altos niveles de anticuerpos durante mucho más tiempo que las vacunas actuales.

 


 

Un trabajador agrícola de 52 años, con muy buena salud, que nunca ha tenido COVID, pero que ya recibió su serie inicial y su primera dosis de refuerzo, preguntó si debería ponerse el segundo refuerzo. 

A partir de marzo de 2022, un segundo refuerzo (también llamado “cuarta dosis”) está disponible para pacientes mayores de 50 años o para aquellos que están inmunocomprometidos. Los datos iniciales demuestran que un segundo refuerzo fortalece la inmunidad de una persona contra COVID-19 después de que la efectividad del primer refuerzo haya disminuido Un estudio de los CDC, mostró que, en los casos de visitas a la sala de urgencias por COVID-19 durante la oleada de BA.2 y BA.2.12.1, la eficacia de la vacuna estaba a un 32% para quienes habían recibido la primera dosis de refuerzo cuatro meses antes. Sin embargo, la eficacia de la vacuna subía a un 66% para quienes habían recibido una cuarta dosis de refuerzo durante ese mismo período de tiempo. La eficacia de la vacuna contra la hospitalización pasó del 55% cuatro meses después del primer refuerzo, al 80%, una semana después del segundo refuerzo.

Puede ser que los pacientes trabajadores agrícolas, inmigrantes y migrantes tengan dificultades para tener acceso a las vacunas; desde encontrar tiempo para vacunarse, hasta viajar a un sitio de vacunación y tomar tiempo libre para recuperarse. Se les recomienda a los médicos que discutan con sus pacientes el riesgo que tiene cada persona, el nivel de propagación en la comunidad y, el acceso a la atención médica a lo largo del tiempo para determinar cuándo un paciente debe recibir un segundo refuerzo.

Es importante tener en cuenta que recibir el primer refuerzo es fundamental para reducir el riesgo de hospitalización y muerte. Las personas de color, incluidos los latinos, se están quedando atrás en recibir su refuerzo inicial. En este momento, la máxima prioridad es animar a las comunidades de inmigrantes, migrantes y trabajadores agrícolas y de alimentos a que reciban la vacuna de refuerzo. Para agosto de 2022, sólo el 20,7% de las personas de los países de bajos recursos han recibido alguna vacuna contra COVID-19 (disponible en inglés). MCN sigue abogando por un acceso equitativo a la serie inicial de vacunas y, a los refuerzos en todo el mundo para garantizar la equidad en salud durante la pandemia y frenarla de forma efectiva.

 


Un paciente ha decidido esperar un tiempo para ponerse la dosis de refuerzo (debido a su preocupación de que no funcione contra las nuevas variantes, por la confusión sobre futuras dosis de refuerzo o por la desinformación sobre su eficacia). ¿Qué debo decirle?

Anime al paciente a ponerse el refuerzo - es la defensa más fuerte que tenemos contra las hospitalizaciones o la muerte por COVID-19. Los estudios indican que la dosis de refuerzo contra COVID-19 aumenta la inmunidad del paciente y le protege contra la enfermedad grave y la muerte causada por todas las variantes de COVID-19 que circulan actualmente, incluida la variante BA.5.

De los 12 estados que reportan datos sobre la dosis de refuerzo, en general, menos hispanos se ponen la dosis de refuerzo en comparación a otras etnias. Según los CDC, para julio de 2022, sólo el 15% de los que recibieron la dosis de refuerzo eran hispanos, sin embargo, cabe destacar, que los afroamericanos e hispanos constituían el mayor segmento de las personas que la recibieron, lo que significa que los mensajes sobre su importancia están llegando.

La vacunación sigue siendo nuestra herramienta principal contra casos graves o muerte por COVID-19. Por favor, siga insistiendo en que es importante que todas las personas elegibles - a partir de los 5 años en adelante - deben vacunarse y recibir su dosis de refuerzo.

 


 

¿Quién debe recibir una dosis de refuerzo de la vacuna?

Los CDC aconsejan que las personas de 5 años en adelante que hayan completado la serie primaria reciban una vacuna de refuerzo contra COVID-19. Los CDC aconsejan un segundo refuerzo para las personas de 50 años en adelante, al menos cuatro meses después del primer refuerzo. Consulte la página de los CDC para obtener información específica sobre el esquema de cada tipo de vacuna. Hasta ahora, aunque quienes tienen todas las vacunas y los refuerzos, pueden enfermarse; independientemente de la edad y la variante de COVID-19, estas personas tienen la mayor protección contra la enfermedad grave, la hospitalización y la muerte (disponible en inglés).

Es fundamental seguir señalando que los esquemas de vacunación inicial con dos dosis de ARNm siguen siendo muy eficaces contra la enfermedad grave, las hospitalizaciones y la muerte. La mayoría de las muertes por COVID-19 siguen produciéndose entre los no vacunados. La vacunación inicial sigue siendo muy importante para prevenir la enfermedad grave, las hospitalizaciones y las muertes por COVID-19 y, los refuerzos, mantienen esa protección alta a lo largo del tiempo. 

Algunas poblaciones vulnerables como los migrantes, inmigrantes y refugiados siguen teniendo poco acceso a las vacunas y a las dosis de refuerzo por miedo a revelar su estatus de documentación, por falta de transporte, por falta de materiales educativos en el idioma de su preferencia, por no contar con cuidado de niños, por la preocupación que les genera el escuchar información errónea sobre las vacunas, etc. Es fundamental que las clínicas, los departamentos de salud y otros lugares de suministro de vacunas sigan contactando a los grupos históricamente marginados y aislados en sus comunidades para facilitar el acceso a las vacunas, con ferias de salud, clínicas móviles y alianzas con iglesias, mercados de agricultores y otros grupos comunitarios locales.

El acceso a las vacunas en todo el mundo es muy desigual. Fuera de EE. UU., muchos proveedores de salud de primera línea siguen sin tener acceso a una primera dosis, exponiéndoles a un alto riesgo de infección. Además, los suministros de oxígeno son difíciles de asegurar y/o transportar por todo el hemisferio sur, dejando a aquellos con enfermedades graves sin acceso a una medida que salve vidas. Coaliciones como la de www.peoplesvaccine.org (disponible en inglés) están trabajando para corregir esta constante injusticia en materia de salud, presionando por un mejor acceso mundial a la primera dosis, mientras que aquí en EE. UU. algunos ya están recibiendo la cuarta dosis.


 

¿Cómo afecta la dosis de refuerzo el mandato de vacunación?

En la actualidad, el mandato federal de vacunación no menciona la dosis de refuerzo, lo que quiere decir que estar “completamente vacunado” significa completar la serie de vacunación inicial (una dosis para J&J o dos dosis para Pfizer o Moderna). Las empresas privadas y entidades gubernamentales con mandatos de vacunación pueden optar por exigir una dosis de refuerzo si lo desean. MCN recomienda fuertemente a que todos nos mantengamos al día con las vacunas contra COVID-19, independientemente de los mandatos de vacunación. 


 


Tratamiento para COVID-19 

 

¿Qué tan enfermo debo estar para tomar Paxlovid? 

Cualquier persona que tenga un resultado positivo en la prueba de COVID-19 y que tenga un alto riesgo de enfermarse gravemente, puede recibir una receta de Paxlovid. Alto riego significa tener alguna enfermedad subyacente como cáncer, obesidad y diabetes, o ser mayor de 65 años. Las personas que tienen más de una enfermedad subyacente corren un riesgo aún mayor de enfermarse gravemente por COVID-19. Debido a que todos los grupos mencionados anteriormente tienen un mayor riesgo, se recomienda tomar Paxlovid independientemente de la gravedad de los síntomas. Por esta razón, se tiene que empezar a tomar Paxlovid dentro de los primeros cinco días a partir de que aparecen los síntomas. Comúnmente la hospitalización ocurre una semana o más después del inicio de los síntomas, por lo que el tratamiento con Paxlovid debe iniciarse antes de que el paciente se sienta lo suficientemente enfermo como para ir al hospital.

Si una paciente de alto riesgo está embarazada o en período de lactancia, la FDA recomienda discutir con el médico la situación específica de la paciente, ya que hay pocos datos sobre Paxlovid entre estas poblaciones.

Si un paciente de alto riesgo está vacunado, ya tiene una menor probabilidad de ser hospitalizado o de morir por COVID-19. El Paxlovid podría seguir reduciendo la gravedad de la infección y reducir aún más el riesgo de hospitalización o muerte.

Si un paciente de alto riesgo no está vacunado, es muy importante que busque tratarse con Paxlovid cuando esté disponible, ya que esta población es más propensa a enfermarse gravemente o morir de COVID-19.

Por favor, tenga en cuenta que al tomar Paxlovid hay más de dos docenas de medicamentos que están contraindicados y muchos más deben suspenderse temporalmente. Los medicamentos contraindicados se usan para diversos problemas de salud y la lista incluye agentes neuropsiquiátricos, antiarrítmicos, modificadores de lípidos, medicamentos para la migraña y anticonvulsivos, entre otros. Otros medicamentos, para el dolor o diabetes, pueden requerir un ajuste de dosis. A veces se requieren exámenes de sangre para asegurar que no haya ninguna contraindicación relacionada con la función renal y hepática. Consulte las directrices de los NIH (disponible en inglés) para ver las listas y recomendaciones completas.

 


 

Con respecto al uso de Paxlovid ¿Qué consideraciones debemos tomar en cuenta para que las comunidades de refugiados, inmigrantes y migrantes tengan acceso a Paxlovid?

Un informe de los CDC (disponible en inglés) de junio de 2022 descubrió que las tasas de recetas de antivirales orales como el Paxlovid "eran más bajas en los códigos postales de alta vulnerabilidad, a pesar de que éstos tenían el mayor número de farmacias". Esto significa que, a pesar de priorizar a las comunidades de bajos ingresos y más difíciles de alcanzar para reducir las desigualdades en el acceso, menos miembros de esas comunidades están resurtiendo las recetas y, en consecuencia, tienen un mayor riesgo de hospitalización o muerte que quienes tienen acceso a Paxlovid.

Algunas de las comunidades más difíciles de alcanzar son las comunidades de refugiados, inmigrantes, migrantes y trabajadores agrícolas. Aumentar el acceso a las farmacias en las que esté disponible Paxlovid es solo el principio, porque siguen existiendo importantes barreras para dichas comunidades, como la falta de seguro médico, los problemas de transporte, la preocupación de perder el trabajo por ir a hacerse la prueba, las barreras lingüísticas, entre otras.

Los pasos de mayor importancia son que las pruebas sean gratuitas, accesibles y que la información sobre esas pruebas esté disponible en los lugares que las comunidades frecuentan y en los idiomas que hablan. Lo voceros de confianza ayudan a los miembros de la comunidad a saber qué hacer si dan positivo, cómo aislarse, cómo tener acceso y qué esperar de a Paxlovid.

  


 

¿Qué debo saber sobre el rebote de Paxlovid?

Sólo entre el 1% y el 2% de las personas que tomaron Paxlovid en los ensayos clínicos dieron positivo en las pruebas de COVID-19 después de haber dado negativo; pero el número real puede ser mayor. No hay datos suficientes para determinar cuántas personas han experimentado este "rebote" de COVID-19 desde el lanzamiento de Paxlovid, sin embargo, anecdóticamente, muchas personas están reportando el regreso de los síntomas y de pruebas positivas después de la recuperación. Los CDC señalaron que, en caso de rebote, los síntomas vuelven a aparecer entre dos y ocho días después de finalizar el tratamiento con Paxlovid. Se presume que un paciente que experimente el rebote con síntomas y una prueba positiva es contagioso, por lo que debe reiniciar el aislamiento. Se anima a los médicos a que alerten a las personas que toman Paxlovid sobre la posibilidad del rebote y los pasos a seguir en caso de que se produzca.

 


 

 

Pruebas y diagnóstico de COVID-19
 

Un miembro de la comunidad estuvo expuesto a COVID-19. No se siente enferma. Se hizo una prueba casera. El resultado salió negativo. ¿Se debe hacer la prueba en su casa otra vez?

Sí. A partir de agosto de 2022, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) recomienda que una persona que haya estado expuesta a COVID-19 y que no tenga síntomas se haga tres pruebas en total. La primera prueba, según los lineamientos de los CDC, debe hacerse 5 días después de la exposición y la persona debe ponerse un cubrebocas de alta calidad o un respirador (como el N95) durante los 10 días siguientes a la exposición. La segunda prueba, según la FDA, se debe hacer 48 horas después de la primera prueba negativa. Si la segunda prueba también es negativa, debe hacerse una tercera prueba 48 horas después de la segunda prueba negativa. Esta recomendación se basa en las investigaciones más recientes que demuestran que las pruebas en serie mejoran la precisión del resultado. Sin embargo, a las personas que tienen síntomas no se les pide que se hagan tres pruebas; con hacerse dos pruebas con 48 horas de diferencia, debería ser suficiente. Por supuesto, si cualquiera de las pruebas da positivo, es posible que la persona tenga COVID-19 y debe aislarse inmediatamente de acuerdo con los lineamientos de los CDC.


Un paciente recientemente recibió una prueba de COVID-19 casera que expira en unas pocas semanas. ¿Puede seguir utilizando la prueba después de su fecha de expiración?

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) no recomienda el uso de pruebas caseras para el diagnóstico de COVID-19 más allá de su fecha de expiración porque la prueba puede dar resultados erróneos. A medida que se han recolectado más datos sobre la vida de las pruebas caseras, la FDA ha extendido algunas de sus fechas de expiración. Esto quiere decir, que la prueba de su paciente podría no estar caduca después de todo. La FDA mantiene una página web (disponible en inglés) en la que se enumeran las extensiones de las fechas de expiración por fabricante. Asegúrese de consultar la página antes de deshacerse de una prueba cuya fecha de expiración ha pasado. 

 


 

Soy un trabajador de salud comunitaria. Un miembro de la comunidad preguntó: “Me siento enfermo y sospecho que tengo COVID, pero mi prueba casera salió negativa. ¿Qué debo hacer?"

Se debe animar a los miembros de la comunidad a hacerse una prueba PCR cuando su prueba casera salga negativa y sigan con la preocupación de poder tener COVID-19. La prueba PCR sigue siendo la herramienta de diagnóstico más precisa y disponible. En cuanto a la precisión de las pruebas caseras: una prueba rápida casera que sale positiva es muy precisa. Sin embargo, una prueba casera negativa puede indicar que no hay suficiente material viral en el momento de la prueba para que la prueba rápida lo detecte. Se recomienda realizar una segunda prueba dos días después y mientras tanto usar cuidadosamente el cubrebocas. (preferiblemente una N95 o KN95). 

 


 

¿Qué opciones se recomiendan actualmente para tratar COVID-19?

Se recomienda a los proveedores de servicios de salud que enfaticen a los pacientes que los mejores métodos para prevenir enfermedades graves y la muerte son mantenerse al día con la vacunación y practicar técnicas preventivas de forma constante.

La Organización Mundial de la Salud actualiza periódicamente sus lineamientos sobre tratamientos para COVID-19; consulte el British Medical Journal para tener acceso a las actualizaciones más recientes.

Actualmente, Paxlovid (una combinación de nirmatrelvir y ritonavir) sigue siendo la opción de tratamiento más eficaz.  El medicamento Paxlovid está ahora ampliamente disponible, pero algunas comunidades de bajos ingresos y de alta prioridad aún no se les receta este medicamento. Consulte la pregunta sobre Paxlovid ubicada más arriba.

Los mismos tratamientos con anticuerpos monoclonales que se utilizaron efectivamente contra las infecciones por la variante delta están demostrando ser menos efectivos contra la infección por ómicron. Actualmente se están haciendo pruebas de varios tratamientos con anticuerpos monoclonales contra ómicron.

No se recomienda el uso del plasma convaleciente, un tratamiento prometedor usado a principios de la pandemia, debido a la inconsistencia en su eficacia.

Se ha comprobado de forma concluyente que la ivermectina es ineficaz (solo en inglés) para reducir las hospitalizaciones y no se recomienda su uso contra COVID-19.

 


 

Un miembro de la comunidad me ha preguntado por la ivermectina para tratar COVID-19. ¿Qué debo responder?

Desafortunadamente, en Internet circula mucha información falsa o desinformación sobre la ivermectina, afirmando que es una cura eficaz para COVID-19. A continuación, algunos datos básicos para compartir:

  • Un estudio publicado en marzo de 2022 (disponible en inglés) en el New England Journal of Medicine concluyó que la ivermectina no reduce el riesgo de hospitalizaciones por COVID-19.
  • La ivermectina es sobre todo un medicamento antiparasitario para animales. Tiene un uso limitado en humanos, contra una serie de enfermedades como parásitos, piojos y oncocercosis. No está aprobado su uso en humanos para tratar COVID-19.
  • La razón por la cual su uso en humanos para tratar COVID-19 no está aprobado es porque no hay suficientes pruebas de que funcione contra COVID-19.
  • Uno de los mayores ensayos clínicos para evaluar si la ivermectina es eficaz contra COVID-19 se interrumpió porque no mostraba beneficios con respecto al placebo, según The New York Times.
  • Uno de los artículos de publicación científica que supuestamente demostraba los beneficios fue retirado (disponible en inglés).
  • Los Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés) informaron sobre cada uno de los estudios completados, sus resultados y sus limitaciones, en su página COVID-19 Treatment Guidelines (Directrices de Tratamiento de COVID-19, página disponible en inglés). El panel que examinó los resultados determinó que “no hay pruebas suficientes para que el Panel de Directrices de Tratamiento de COVID-19 (el Panel) recomiende o no el uso de la ivermectina para el tratamiento de COVID-19. Se necesitan resultados de ensayos clínicos con suficiente poder estadístico, que estén bien diseñados y realizados, para proporcionar una orientación más específica y basada en evidencia sobre el papel de la ivermectina en el tratamiento de COVID-19”.
  • Algunas personas se están enfermando por usar ivermectina. Las llamadas al Servicio de Control de Intoxicaciones por ivermectina han aumentado considerablemente. Los efectos secundarios incluyen mareos, prurito, náuseas y diarrea.

Más recursos:

 


 

 

COVID-19 prolongado o persistente
 

¿Qué deben saber los proveedores de servicios de salud sobre la documentación de COVID-19 relacionado con el trabajo y/o COVID-19 prolongado?

Documentar los temas laborales relacionados con la infección por COVID-19 puede respaldar los esfuerzos de su paciente para recibir una compensación financiera y atención médica. Los beneficios disponibles para los trabajadores que se contagiaron de COVID-19 en el lugar de trabajo o en el hogar han variado durante la pandemia. Como tantos trabajadores agrícolas y del sector alimentario se han contagiado en el trabajo, sigue siendo importante documentar la relación de estos casos con el trabajo, particularmente si ese paciente tiene problemas de salud a largo plazo relacionados con COVID-19, como problemas cardiovasculares o de COVID-19 prolongado. En algunos casos, el trabajador puede ser elegible para la compensación para trabajadores y beneficios por discapacidad. Es importante documentar desde el primer momento la relación entre los contagios y el trabajo, incluso en los casos leves. Para documentar las enfermedades y exposiciones ocupacionales, los proveedores de servicios de salud deben "estar más que seguros " de que la exposición ocurrió en el trabajo. En otras palabras, el proveedor debe tener al menos el 51% de certeza de que el caso se dio como resultado de una exposición en el lugar de trabajo.

Las reglas de compensación para trabajadores varían según el estado. En varios estados, la compensación para trabajadores se ha extendido en ciertas industrias para incluir a COVID-19. Mientras COVID-19 afecte a más personas, existe la posibilidad de que también tenga cobertura. En la actualidad, las reglas estatales no incluyen COVID-19 prolongado en sus reglas de compensación para trabajadores. Este artículo de la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales rastrea las reglas de compensación para trabajadores relacionadas con COVID-19.

Además de la documentación del proveedor en el historial médico, los trabajadores de la salud comunitarios deben alertar a los miembros de la comunidad que tengan COVID-19 sobre la posible utilidad de documentar oficialmente su infección con su proveedor de servicios de salud, particularmente si el paciente tiene comorbilidades que puedan aumentar su riesgo de COVID-19 prolongado.

 


 

Con mis pacientes trabajadores agrícolas, ¿debería preocuparme el COVID-19 prolongado? ¿Cuál es la cantidad de tiempo que los trabajadores agrícolas deben quedarse en casa para recuperarse si ya no dan positivo, pero no se sienten bien?

Millones de personas han tenido una variedad de problemas de salud después de padecer COVID-19 agudo. Es esto se le llama Covid-19 prolongado. A esto se le llama COVID-19 prolongado. Algunas personas tienen síntomas durante COVID-19 que no se van con el tiempo; otras pueden comenzar a experimentar nuevos síntomas semanas o incluso meses después de la infección por COVID-19. Incluso, quienes fueron asintomáticos pueden llegar a desarrollar COVID-19 prolongado. Los trabajadores migrantes y aquellos con bajos ingresos, como los trabajadores agrícolas y del sector alimentario, corren un mayor riesgo de desarrollar COVID-19 prolongado:

  • Las personas de color han experimentado tasas más altas de hospitalización por COVID-19, y quienes han sido hospitalizadas tienen un mayor riesgo de desarrollar COVID-19 prolongado.
  • Aquellas personas con ciertas comorbilidades como la diabetes pueden tener un mayor riesgo, y las tasas de diabetes son más altas entre los trabajadores agrícolas que entre la población general.

Además, esos mismos trabajadores pueden tener dificultades para implementar los lineamientos sugeridos. Por ejemplo, es posible que los trabajadores de bajos ingresos no puedan tomarse el tiempo suficiente para descansar y recuperarse después de una infección por COVID-19. Muchos enfermos de COVID-19 prolongado informan que después de un esfuerzo físico o mental, se sienten mal y agotados. Estos pacientes han encontrado alivio en la práctica del "espaciamiento" que consiste en reducir y espaciar las actividades y esfuerzos que provocan el malestar. Los trabajadores que no se les paga los días por enfermedad, que viven en pobreza y que no tienen un trabajo confiable o en el que se les apoye, no pueden practicar el “espaciamiento”, pues deben continuar trabajando, lo que puede agudizar sus síntomas y prolongar la recuperación.

 


 

¿Qué recomendaría para tratar COVID-19 prolongado?

Debido a que COVID-19 puede afectar los órganos de todo el cuerpo, los síntomas prolongados de COVID-19 varían ampliamente y, en consecuencia, los tratamientos también deben hacerlo. Algunos síntomas posibles son: la fatiga, la confusión mental, los coágulos de sangre en piernas, los accidentes cerebrovasculares y en pulmones (TVP, CVA y PE por sus siglas en inglés respectivamente). Hay una preocupación en aumento sobre la nueva aparición de problemas cardiovasculares y de diabetes tras la infección por COVID-19 que algunas personas están catalogándolos como una forma de COVID-19 prolongado.

  • Los CDC brindan orientación (disponible en inglés) sobre la creación de un plan de rehabilitación integral adaptado a cada paciente. Bajo esa guía, las visitas de seguimiento podrían planearse cada dos o tres meses, "ajustando más o menos visitas, según la condición del paciente y la progresión de la enfermedad". Los lineamientos de los CDC también resaltan que hay más casos de COVID-19 entre las personas de color. En parte, esto se debe al racismo estructural y a los determinantes sociales de la salud existentes, y piden un mayor despliegue de recursos para las comunidades de color que no tienen suficiente acceso a servicios de salud y a materiales educativos cultural y lingüísticamente apropiados.
  • Otros directrices incluyen:
    • Las declaraciones de orientación inicial de la Academia Estadounidense de Medicina Física y Rehabilitación sobre las complicaciones cardiovasculares, fatiga, molestias respiratorias y síntomas cognitivos, así como un tablero de información sobre COVID-19 prolongado con datos sobre los casos en todo el país. También han reunido recursos de otras organizaciones. 
    • Las pautas clínicas de atención médica primaria propuestas porCAMFiC Long COVID-19 Study Group (Grupo de estudio de COVID-19 Prolongado disponible solo en inglés), sugieren tres visitas de atención médica en el transcurso de 14 semanas. Esta guía incluye enfoques de diagnóstico para cada uno de los síntomas más comunes de COVID-19 prolongado.
  • Cualquier plan de rehabilitación debe tener en cuenta los determinantes sociales de la salud y las limitaciones ocupacionales de los trabajadores de bajos ingresos.
  • Los equipos de atención médica pueden abordar las preocupaciones sobre los coágulos sanguíneos al recetar anticoagulantes después de una infección y asegurarse de que los pacientes conozcan los síntomas de los coágulos sanguíneos.
  • Se recomienda a los proveedores de servicios de salud brindar más información sobre los riesgos cardíacos después de COVID-19. (Consulte la pregunta sobre el corazón y COVID-19 para obtener más información). 

 


 

Un trabajador que recientemente tuvo síntomas de COVID-19 se hizo una prueba de sangre con el médico de su trabajo que resultó negativa. El empleador le dijo que volviera al trabajo, aunque tenía síntomas. Luego, esa persona fue al médico y le aconsejó que se hiciera una prueba de PCR la cual resultó positiva. Llevó los resultados al trabajo para que le dieran permiso para ausentarse, pero el empleador cuestionó los resultados, citando el análisis de sangre original negativo. ¿Qué prueba es más eficaz? 

El análisis de sangre no es un método típico para comprobar la existencia de una infección activa por COVID-19, pero sí puede determinar si ha habido una respuesta de anticuerpos por haber tenido COVID-19 recientemente. Este análisis de sangre puede dar un falso negativo si se realiza demasiado pronto (antes de que los anticuerpos hayan tenido tiempo suficiente para desarrollarse) o demasiado tarde (cuando los niveles de anticuerpos aumentaron antes, pero se desvanecieron con el tiempo, especialmente en alguien que tiene un sistema inmune debilitado). En ninguno de los dos casos se dice algo sobre la enfermedad de COVID-19 activa. La prueba PCR (que se hace con un hisopo nasal) es una prueba que puede confirmar la enfermedad activa, especialmente en alguien que tenga a la vez síntomas de COVID-19.

 


 

 

Migración, inmigración y viajes / Vacunación internacional

 

Voy a trabajar a EE. UU. y ya estoy vacunado, pero mi vacuna no está en la lista de vacunas aprobadas por EE. UU. ¿Como afectaría mi salud si me pongo una de las vacunas aprobadas por EE. UU., si ya he recibido otro tipo de vacuna anteriormente?

No existe información precisa al respecto, ya que los estudios de la superposición de vacunas de COVID-19 son aún limitados, pero según los estudios de otras vacunas, es probable que los riesgos para la salud sean muy bajos. Se anima a los inmigrantes que se pusieron una vacuna que no está en la lista de vacunas extranjeras aprobadas, a que se vacunen nuevamente con una vacuna aprobada en EE. UU. Es importante esperar al menos 28 días después de la vacunación para iniciar una nueva serie. Los efectos secundarios pueden ser más fuertes, pues es posible que ya exista un número importante de anticuerpos en el sistema. Lea el recurso de NCFH sobre el requisito de la vacuna COVID-19 para los trabajadores agrícolas en inglés y español.

 


 

¿Qué necesita un trabajador con visa H-2A u otro inmigrante para entrar a EE. UU.?

A partir de junio de 2022, todos los viajeros que entren al país por vía aérea, independientemente del estatus de su ciudadanía o vacunación, ya no estarán obligados a presentar un resultado negativo de la prueba COVID-19 (disponible en inglés).

Todos los visitantes que no sean ciudadanos americanos, ni inmigrantes, incluyendo los trabajadores H2-A, que se vacunaron fuera de EE.UU. deben completar la serie primaria de una vacuna aprobada por la FDA o la OMS. Visite los CDC para obtener más información sobre los viajes en avión. Consulte esta página de los CDC para ver la lista actualizada de vacunas aprobadas por la FDA y por la OMS que los CDC acepta

En la actualidad, estar “completamente vacunado” significa que han transcurrido más de 14 días desde que se puso la última dosis de la serie primaria. Para agosto de 2022, no se requiere una dosis de refuerzo para considerar a una persona como “totalmente vacunada", pero esto puede cambiar con el tiempo. Consulte los CDC para obtener cualquier actualización.

 


 

¿Qué hago si un paciente está parcialmente vacunado con una vacuna no aprobada por la FDA, como AstraZeneca o Synovax?

Algunos pacientes inmigrantes llegan a Estados Unidos con una vacunación parcial. AstraZeneca y Synovax son dos vacunas que no están disponibles en EE. UU., pero que se utilizan ampliamente en otros países. Estas vacunas requieren dos dosis y no están aprobadas por la FDA, pero están reconocidas por los CDC. Si un paciente se vacuna parcialmente con una vacuna no aprobada por la FDA pero reconocida por los CDC, entonces el paciente no tiene que volver a empezar el esquema de vacunación primaria. En este caso, los CDC recomiendan una dosis de una vacuna de ARNm para completar el esquema. Los CDC también recomiendan recibir todos los refuerzos cuando las personas sean elegibles para ellos. Para más información consulte los CDC (disponible en inglés).

 


 

Las vacunas Moderna y Pfizer-BioNTech requieren dos dosis. ¿Qué pasa si un paciente está migrando?

Recomendamos que los trabajadores agrícolas se vacunen cuando tengan la oportunidad de hacerlo. Anime a su paciente a tomar una foto de la tarjeta de vacunación y a enviar esa foto a un familiar o a una persona de confianza para que, en caso de pérdida de la tarjeta (o incluso del teléfono), quede constancia de la primera dosis de vacunación. 

Si un paciente no está seguro de poder concertar una segunda cita, inscríbalo en Health Network (La Red de salud). MCN opera Health Network, un sistema virtual de gestión de casos que ayuda a migrantes con necesidades continuas de salud a encontrar atención médica en su próximo lugar de destino. Se recomienda encarecidamente a los proveedores de servicios de salud a que inscriban a los pacientes que tengan que migrar antes de que les toque recibir la segunda dosis de la vacuna. Después de la inscripción, un funcionario de la Red de salud hará un seguimiento del paciente y le ayudará a encontrar un centro de salud en su próximo destino para que pueda acceder a la segunda dosis correcta. Los servicios de la Red de salud no tienen costo para los centros de salud ni para los pacientes.

Obtenga más información sobre la Red de salud aquí (disponible en inglés): https://www.migrantclinician.org/services/network.html

Obtenga más información sobre cómo inscribirse a la Red de salud aquí (disponible en inglés): https://www.migrantclinician.org/services/network/enrollment-in-health-network.html

Comuníquese con Theressa Lyons-Clampitt para obtener más información: tylons@migrantclinician.org.

 


 

 

Personas embarazadas

 

Una mujer se vacunó estando embarazada. Ahora, su hijo tiene seis meses. ¿Debe vacunar a su bebé?

Sí debería vacunar ya a su bebé. La vacunación durante el embarazo permite que los anticuerpos pasen a través de la placenta, lo que protege al recién nacido. Sin embargo, no está claro cuánto dura esta protección. Lo mejor es que el bebé se vacune para asegurarse de que tiene el máximo nivel de protección contra la infección.

 


 

Una mujer vacunada que está amamantando, pregunta si sus anticuerpos, que pasan a través de la leche materna, son suficientes para retrasar la vacunación de su hija de ocho meses.

Ya debería vacunar a la bebé. Sí bien es cierto que los anticuerpos se pasan a través de la leche materna, el nivel de protección será mayor si el bebé está vacunado. Lo mejor es vacunar al bebé para que tenga el máximo nivel de protección contra la infección.  

 


¿Es seguro que una persona embarazada se vacune durante el embarazo, durante la lactancia o cuando esté haciendo planes para embarazarse?  

Hasta finales de agosto, más de 139.000 personas embarazadas se vacunaron contra COVID-19. Dentro de esa población, no se han producido problemas inesperados en el embarazo o en el feto. No se ha informado de ningún aumento del riesgo de pérdida del embarazo, problemas de crecimiento o defectos de nacimiento. Como recordatorio, las vacunas contra COVID-19 no son vacunas vivas, y las mujeres y sus bebés no pueden contraer COVID-19 a través de la vacuna. También se cree que la madre vacunada transfiere cierta inmunidad al recién nacido.

Con estos datos, CDC recomendó la vacunación para mujeres embarazadas.

Recursos:

 


¿Cómo puedo hablar con las personas embarazadas o en período de lactancia para que se vacunen?

Las personas embarazadas o en período de lactancia tendrán muchas preguntas y dudas debido a su preocupación por la salud de sus bebés. Es muy importante compartir con las personas embarazadas por qué es tan importante que se vacunen.

Las personas que contraen COVID-19 durante el embarazo:

  • Tienen más probabilidades de enfermar gravemente por COVID-19 en comparación con las que no están embarazadas.
  • Tienen más probabilidades de necesitar cuidados intensivos.
  • Tienen más probabilidades de necesitar un tubo de respiración.
  • Tienen un mayor riesgo de morir.
  • Corren un mayor riesgo de sufrir una muerte fetal o un parto prematuro.
  • Tienen un mayor riesgo de tener un bebé infectado por COVID-19.

Cabe destacar que COVID-19 provoca hipoxia (falta de oxígeno suficiente) y una hipoxia grave que requiera cuidados intensivos o soporte vital avanzado para una madre embarazada es peligroso para el feto en desarrollo. La vacuna contra COVID-19 es la mejor manera de proteger al feto y a la madre de una enfermedad grave, hospitalización y muerte.

Cuando encuentre resistencia hacia la vacuna por parte de las mujeres embarazadas:

  • Construya una relación de confianza con las embarazadas en el transcurso del tiempo.
  • Escuche con respeto. Muestre empatía y apoyo: “Entiendo sus preocupaciones y es bueno que tenga cuidado con la salud de su bebé. Es importante proteger a su bebé".
  • Luego hable sobre los hechos: "Estos estudios son una prueba de que la vacuna es una forma de proteger a su bebé". “Más de 200.000 mujeres embarazadas han sido vacunadas contra COVID-19".
  • Cuente anécdotas sobre otros pacientes, sobre su propia experiencia con la vacuna contra COVID-19 o sobre colegas o amigas que puedan ser relevantes.
  • Si la paciente sigue preocupada, pídale que hable con otra fuente de confianza, como un médico.
  • Puede ser necesaria más de una conversación para ayudar a una madre a superar sus dudas sobre la vacuna.

 


 

 

Niños

 

El hijo de cuatro años de un miembro de la comunidad se recuperó de COVID-19 hace dos semanas. ¿Debe vacunarse ahora o esperar?

En agosto de 2022, los CDC actualizaron sus recomendaciones sobre la vacunación después de que una persona se ha infectado con COVID-19. Las personas que se han recuperado recientemente de una infección por COVID-19 "pueden considerar la posibilidad de retrasar por tres meses una dosis de la serie primaria de la vacuna o la primera o segunda dosis de refuerzo, a partir del inicio de los síntomas o prueba positiva". Los estudios más recientes muestran que hay una mejor respuesta inmunitaria cuando la persona se pone la vacuna tres meses después. Sin embargo, también hay que tener en cuenta ciertos factores como número de casos graves de COVID-19 y su propagación en la comunidad. (Consulte los CDC para obtener más información sobre estos factores.) En el caso de los pacientes migrantes e inmigrantes, también se debe determinar si una persona, como este niño de cuatro años, va a tener un acceso fácil a la vacuna en este período indicado de tres meses. En este caso, el CHW o el proveedor de salud que trabaje con los padres del niño, puede elaborar un plan concreto que incluya una cita para vacunarle. Si la familia va a migrar antes del período ideal para la vacunación, el proveedor de salud puede inscribir a la familia en la Red de Salud (HM por sus siglas en inglés), o ajustar la fecha de vacunación según lo necesite la familia.

En todo caso, asegúrese de que la familia comprenda lo importante que es vacunarse incluso si la vacunación se hace con ese retraso. Son muchos los factores que determinan el nivel de anticuerpos de un niño después de una infección por COVID-19. Es posible que los niños infectados con una variante no produzcan los anticuerpos que les protejan de otras variantes. También, una infección leve puede provocar una respuesta inmunitaria menor y es posible que el niño no produzca nada o casi nada de anticuerpos. Sin tener una forma clara de medir qué tan protegido está el niño, es prudente que se le vacune, para así asegurarse de que tenga el mayor nivel de protección contra la reinfección.


¿Cuál de las vacunas es mejor para niños menores de cinco años? ¿Moderna o Pfizer?

En junio de 2022, tanto la vacuna Moderna como la Pfizer estarán disponibles en dosis más bajas para los niños de seis meses a cinco años. Ambas vacunas son seguras, eficaces y muy recomendables. Ambas tuvieron efectos secundarios mínimos y esperados, como irritabilidad y sensibilidad en el punto de inyección, y algunos efectos secundarios como fiebre con una frecuencia similar a la de otras vacunas infantiles. En ambos ensayos clínicos no se produjo ningún caso de miocarditis, un efecto secundario poco frecuente que se ha observado sobre todo en varones adolescentes.

A lo largo de la pandemia, las comunidades marginadas han luchado por tener acceso a las vacunas, incluso en casos en que esas comunidades corren un riesgo mayor debido a la falta de protecciones en el lugar de trabajo y otros factores determinantes. Es fundamental que los médicos hagan hincapié en que la seguridad y la eficacia de estas dos vacunas han sido probadas repetidamente en niños mayores y adultos durante más de un año y medio.

Sin embargo, existen diferencias entre las vacunas. Las fórmulas de las vacunas, los ensayos clínicos e incluso el número de dosis estudiadas son diferentes. Los niños que recibieron la vacuna Moderna tuvieron más efectos secundarios que los que recibieron la Pfizer, lo cual era de esperar ya que la vacuna Moderna tiene una dosis más alta. Los datos de los ensayos clínicos de Moderna, como ha señalado la epidemióloga Katelyn Jetelina, son más sólidos, lo que significa que es más probable que su eficacia proyectada refleje su protección en la vida real. Ambas necesitan más estudios para determinar su eficacia a largo plazo.

Si bien Moderna ha sido autorizada para una serie de dos dosis, la compañía tiene previsto solicitar una tercera vacuna de refuerzo para este grupo de edad que se administrará posteriormente en el año. A Pfizer se le ha autorizado una serie de tres dosis.

La conclusión es que, aunque hay diferencias entre las dos opciones, se debe animar a todas las personas de seis meses o más a que se vacunen, pues la vacunación sigue mostrando ser la mejor manera de prevenir la enfermedad grave y la muerte por COVID-19.

 


 

Un miembro de la comunidad dijo que su hijo no necesita la vacuna porque la tasa de mortalidad infantil es muy baja. ¿Qué le debería responder?

A continuación, encontrará algunos elementos a tener en cuenta:

  • La muerte es una preocupación.
    • Las muertes infantiles anuales a causa de COVID-19 han sido más altas que las muertes típicas de la gripe estacional.
    • A partir de marzo de 2020, COVID-19 ha sido la quinta causa de muerte en niños de uno a cuatro años. 
    • Si bien el número total de muertes infantiles por COVID-19 es mucho menor al de adultos, toda muerte de un niño es trágica, y con las vacunas contra COVID-19 disponibles los padres pueden tomar medidas para prevenir las muertes por COVID-19.
  • COVID-19 de larga duración o prolongado es una preocupación.
    • Los niños que contraen COVID-19 corren el riesgo de sufrir complicaciones por COVID-19 de larga duración, aunque este fenómeno es más raro que entre los adultos.
    • Los niños que contraen COVID-19 tienen un mayor riesgo de presentar miocarditis que los niños que están vacunados contra la COVID-19.
  • La propagación en la comunidad y la sobrecarga del sistema de salud siguen siendo motivo de preocupación.
    • Como se ha reiterado a lo largo de la pandemia, tomar medidas para protegerse contra la infección ayuda a detener la propagación de COVID-19, lo que a su vez reduce el riesgo de infección para las personas que no pueden estar bien protegidas, incluidos los ancianos e inmunodeprimidos.  
    • Como hemos visto a lo largo de la pandemia, los sistemas de salud pueden verse sobrecargados cuando una nueva variante provoca un aumento de las hospitalizaciones, lo que aumenta el riesgo de mortalidad y morbilidad por problemas de salud no relacionados con COVID-19. 
    • La continua propagación en la comunidad aumenta la probabilidad de que se produzcan mutaciones y nuevas variantes. La vacunación reduce la propagación de COVID-19.
  • La inmunidad natural disminuye con el tiempo.
    • Aunque muchos niños se han infectado con ómicron en los últimos seis meses, la inmunidad natural disminuye y muchos de estos niños vuelven a ser vulnerables a la infección.

Los beneficios superan ampliamente los escasos riesgos de la vacunación: Millones de niños de 12 a 17 años han recibido la vacuna contra COVID-19 en todo el mundo.  Muchos niños experimentan efectos secundarios como dolor en el lugar de la inyección, fiebre y dolor de cabeza. El riesgo de tener miocarditis es muy bajo.  Vaya a la pregunta: ¿Los varones adolescentes que se vacunan tienen mayor riesgo de padecer miocarditis? 

A medida que se desarrollen nuevas variantes, el riesgo para los niños puede aumentar. Por ejemplo, aunque ómicron es una variante menos grave que las anteriores, es muy contagioso; por eso vimos que el número de niños infectados fue muy elevado y más niños terminaron en el hospital. Una variante nueva podría ser más eficaz a la hora de infectar a los niños. La mejor manera de prevenir la enfermedad y evitar que se formen nuevas variantes es aumentar el número de personas vacunadas, incluyendo en este grupo a los niños. 

Recursos:

  • Los excelentes vídeos de Greater Than muestran a pediatras y médicos respondiendo a las preguntas más frecuentes sobre los niños y COVID-19. Están disponible en inglés y español.
  • El tríptico de MCN a todo color sobre los niños y COVID-19. Se puede adaptar y está disponible en inglés y español.

 


 

La mayoría de los padres de mi comunidad tienen duda a la hora de vacunar a los niños menores de 5 años. ¿Qué puedo hacer?

Muchos padres se muestran nerviosos a la hora de vacunar a sus hijos más pequeños, incluso si los niños mayores o ellos mismos están ya vacunados. Como señaló Aisha Jha en el New Yorker, solo un tercio de los adultos estaba dispuesto a vacunarse en diciembre de 2020 y, sin embargo, ahora el 80% de los adultos ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra COVID-19. ¿Qué fue lo que les animó a vacunarse? Con el tiempo, más datos demostraron la seguridad y eficacia de la vacuna, y la gente vio a sus vecinos vacunarse, lo que normalizó la vacuna - pero igual de importante fue que los proveedores de servicios de salud de confianza, incluyendo los equipos de difusión y los promotores de salud, compartieron nuevos datos, corrigieron la información errónea, expresaron sus preocupaciones en torno al virus y manifestaron una gran confianza en la vacuna.

Las campañas hiperlocales sobre la seguridad y eficacia de las vacunas han ayudado a miles de personas a tomar la decisión de vacunarse. Estos enfoques vuelven a ser fundamentales para ayudar a crear confianza en las vacunas para los miembros más jóvenes de nuestra comunidad.

Asegúrese de que la vacuna sea fácilmente accesible, en lugares prácticos para la comunidad y en horarios en los que los padres ocupados puedan acudir. Asegúrese de contar con materiales comunitarios que respondan a las preocupaciones de la comunidad y que sean cultural y lingüísticamente adecuados. Diseñe materiales en los que aparezcan líderes comunitarios locales en quienes los padres confíen, como pediatras y líderes religiosos. Los materiales editables de MCN están disponibles en inglés, español y criollo haitiano en nuestra página de la campaña de concientización sobre la vacuna contra COVID-19.

La doctora Katelyn Jenner enumera una serie de recursos de alta calidad para que los proveedores de servicios de salud apoyen a los padres a la hora de tomar su decisión sobre las vacunas. También ha creado hojas informativas útiles con preguntas y respuestas en inglés y español. Aunque no son de bajo nivel de alfabetización, los promotores de salud y otras personas pueden consultarlas para responder a preguntas comunes: Información sobre la vacuna contra COVID-19 para mensajeros de confianza: niños <5 años (disponible en inglés).

 


 

¿Por qué se recomienda que los varones adolescentes tengan un intervalo de tiempo entre las dosis de la vacuna ARNm diferente al de la población infantil general?   

En febrero de 2022, los CDC actualizaron sus consideraciones clínicas provisionales (disponible en inglés) para cambiar el intervalo recomendado entre la primera y la segunda dosis de las vacunas de ARNm para personas mayores de 12 años. Según la nueva guía, el intervalo recomendado para las dos primeras dosis de Pfizer es de tres a ocho semanas. Para Moderna, el intervalo recomendado es de cuatro a ocho semanas.

Los CDC señalan que “un intervalo de ocho semanas puede ser óptimo para algunas personas mayores de 12 años, especialmente para los hombres de 12 a 39 años. Un intervalo más corto (tres semanas para Pfizer-BioNTech; cuatro semanas para Moderna) entre la primera y segunda dosis sigue siendo el intervalo recomendado para: personas con inmunodepresión moderada o grave; adultos mayores de 65 años; y otros que necesitan protección rápida debido a una mayor preocupación por la transmisión comunitaria o el riesgo de enfermedades graves”. Este cambio se basó en los nuevos datos que indican que el intervalo más largo redujo el riesgo de un efecto secundario raro que se llama miocarditis y que ocurre principalmente entre hombres jóvenes.

 


 

A mi paciente le preocupa que su hijo adolescente se vacune. ¿Cómo abordo esta conversación?

Las dudas sobre la vacunación de niños deben abordarse de forma similar a las dudas sobre uno mismo:

  • Dedicar tiempo a escuchar las preocupaciones de los padres; 
  • Reflexionar y validar esas preocupaciones sin juzgarlas;
  • Hacer preguntas para conocer sus preocupaciones;
  • Proporcionar la información que tenemos y ser francos sobre la información que no tenemos;
  • Proporcionar un espacio abierto y seguro para la discusión.

Para muchos padres -incluidos muchos que han sido vacunados- la vacuna todavía parece demasiado nueva. Algunos han escuchado información errónea sobre la posibilidad de que las vacunas afecten la fertilidad (de lo cual no hay pruebas); a otros les preocupa que la vacuna pueda provocar miocarditis en los varones adolescentes (vea abajo la pregunta sobre miocarditis). Una buena manera de empezar es escuchando y apoyando a los padres en sus preocupaciones específicas, además proporcionar las evidencias que tenemos que apuntan a la seguridad de las vacunas disponibles. Luego, reafirmar por qué la vacunación es importante en la familia y la comunidad -para proteger a los abuelos de la hospitalización, para evitar más muertes en la comunidad, para asegurar que la escuela, el baile de graduación y las salidas con los amigos no se interrumpan de nuevo- todo esto puede ayudar a replantear la conversación en forma positiva.

 


¿Los varones adolescentes que se vacunan tienen mayor riesgo de padecer miocarditis? 

En primer lugar, es importante señalar que existe un mayor riesgo de miocarditis debido a una infección por COVID-19 que por la vacuna contra COVID-19.

Incidencia relacionada con la vacuna: se ha producido un aumento de los casos de miocarditis (inflamación del músculo cardíaco) y pericarditis (inflamación del revestimiento del corazón) tras la aplicación de la vacuna contra COVID-19 de ARNm (Pfizer y Moderna), especialmente entre los adolescentes varones. Comúnmente las infecciones virales causan la miocarditis, y ponerse la vacuna puede provocar inflamación de forma similar. A partir de febrero de 2022, VAERS ha recibido 2,239 informes preliminares de miocarditis o pericarditis entre personas menores de 30 años después de recibir la vacuna contra COVID-19. Los padres deben saber que los adolescentes varones tienen mayor riesgo que otros grupos, y con mayor frecuencia después de la segunda dosis. Los síntomas incluyen dolor en el pecho, dificultad para respirar y sensación de corazón agitado. Lea más en esta página web de los CDC. Para reducir este riesgo ya muy pequeño, los CDC declararon en febrero de 2022 que "un intervalo de ocho semanas [entre las dosis primarias de la vacuna] puede ser óptimo para algunas personas mayores de 12 años, especialmente para los hombres entre 12 y 39 años". Para más información consulte la pregunta anterior sobre el intervalo entre dosis. 

Incidencia relacionada con la infección: lo que es muy importante expresar a los padres es que el riesgo de miocarditis de un niño como resultado de una infección por COVID-19 es mucho mayor que el riesgo de miocarditis por la vacuna. De marzo de 2020 a enero de 2021, los CDC descubrieron que los pacientes infectados con COVID-19 presentaron casi 16 veces más riesgo de miocarditis (disponible en inglés) en comparación con los que no estaban infectados. El mismo estudio encontró que el riesgo de miocarditis es 37 veces mayor para los niños infectados menores de 16 años, en comparación con el de los niños sin infección por COVID-19. La mejor manera de evitar la infección es la vacunación.

Comparación de los riesgos asociados a la vacuna y los asociados a la infección: los casos de miocarditis asociados a la vacuna han tenido una rápida recuperación (en cuestión de semanas) a diferencia de la miocarditis asociada a la infección por COVID-19, que puede durar por mucho tiempo y afectar de forma negativa la eficiencia de la capacidad de bombeo del corazón (la fracción de eyección del ventrículo izquierdo). Además, no se ha informado de ningún caso de miocarditis después de la vacuna contra COVID-19 (relacionado o no con la vacuna) que haya provocado la muerte.

Información errónea: antes de publicarse, se retiró un estudio que exageró excesivamente el riesgo de miocarditis después de la vacunación (disponible en inglés). Este estudio se compartió ampliamente en las redes sociales antes de ser retirado, y ha afectado el entendimiento de los padres sobre el riesgo de miocarditis como consecuencia de la vacunación.

 


Muchos lugares están exigiendo que los padres estén presentes cuando los niños reciban sus vacunas. Esto está creando un obstáculo para muchos de los pacientes inmigrantes y migrantes que necesitan trabajar. ¿Qué sugerencias tiene para hacer frente a esta situación? 

Las normas varían mucho de un estado a otro, y algunos estados están cambiando sus leyes a raíz de las vacunas contra COVID-19. Actualmente, las leyes de consentimiento médico de 40 estados exigen la aprobación de los padres para que los menores de 18 años reciban una vacuna. Algunos estados están reduciendo las barreras para que los adolescentes reciban las vacunas contra COVID-19; otros presionan para que haya mayores restricciones que impidan a los adolescentes vacunarse sin el consentimiento de sus padres. Además, algunos condados tienen sus propias leyes de consentimiento prevalecen sobre las leyes estatales. El sitio web vaxteen.org (sitio disponible en inglés) ofrece orientación por estado y por condado sobre las leyes de consentimiento de menores, si fuera el caso. El sitio web también ofrece materiales para ayudar a los adolescentes a hablar sobre la vacunación con sus padres. Recomendamos que los proveedores de servicios de salud consulten las leyes de sus estados para determinar si se requiere la presencia de los padres.

En las áreas en las que se exige la presencia de los padres, algunos padres encuentran un obstáculo para la vacunación. Muchos centros de salud y departamentos de salud están ofreciendo atención fuera de horas de trabajo y clínicas los fines de semana para aumentar el acceso a las vacunas contra COVID-19. Si su paciente no puede asistir a las clínicas de vacunación disponibles, es probable que ese paciente no sea el único con acceso limitado en la comunidad. Es muy recomendable coordinar clínicas de vacunación que atiendan a las necesidades de la comunidad de migrantes e inmigrantes, teniendo en cuenta los horarios de trabajo, la movilidad, las barreras lingüísticas y culturales y el temor a la situación de inmigración. Las clínicas de vacunación móviles que llegan hasta las viviendas de los trabajadores agrícolas y las clínicas emergentes en lugares populares, como tiendas de comestibles, mercados de pulgas e iglesias, son alternativas fundamentales para aumentar el acceso. Los materiales de vacunación culturalmente relevantes también son importantes. (Para obtener los materiales, vea más abajo los "Recursos prácticos de MCN" bajo el título: Preguntas básicas sobre COVID).

 


 

 

Tarjetas de vacunación

 

¿Qué debo tener en consideración con los trabajadores migrantes e inmigrantes respecto de la vacunación contra COVID-19, dado que existe ahora un mandato federal de vacunación en el lugar de trabajo?

Debido a los mandatos de vacunación, la tarjeta de vacunación ya no es solo un documento de salud, ahora es un documento de empleo obligatorio. Muchos migrantes e inmigrantes trabajan con un sobrenombre o alias. Es fundamental que los médicos conversen con el paciente si este necesitará la tarjeta de vacunación con su nombre real o su alias. El paciente puede necesitar dos tarjetas y el médico puede explorar la posibilidad de poner el nombre y el alias del trabajador ("alias") en la base de datos de vacunación del estado.

 


 

Un trabajador se vacunó con su nombre real. Sin embargo, utiliza un alias en el trabajo. Actualmente, hay un mandato de vacunación en su trabajo, pero los datos de su tarjeta de vacunación no coinciden con el nombre que sus empleadores tienen registrado. ¿Qué debe hacer?

Debido a los lineamientos de vacunación, la tarjeta de vacunación ya no es solo un documento de salud, sino que ahora es un documento de empleo obligatorio. Recomendamos que el proveedor de servicios de salud emita una segunda tarjeta con el alias. En la medida de lo posible, se sugiere que incluya el alias en la base de datos de vacunación del estado, de modo que ambas tarjetas contengan información verificable en la base de datos a la que solo tienen acceso los proveedores de servicios de salud.

 


 

Un trabajador, que previamente se vacunó con su nombre real, está registrado en el trabajo con un alias. Debido al nuevo mandato de vacunación de su trabajo, sus empleadores organizaron una clínica ambulatoria de vacunación obligatoria para aquellos que no podían mostrar prueba de vacunación, por lo que el trabajador ya vacunado tuvo que vacunarse nuevamente al no poder enseñar su tarjeta de vacunación con su nombre real. ¿Cuáles son las implicaciones para la salud de la doble vacunación?

Hay datos limitados sobre pacientes que han recibido más vacunas de las recomendadas.

De acuerdo con los datos iniciales (disponible en inglés) de CDC, las personas que recibieron una tercera dosis mostraron efectos secundarios similares o más leves a los de la serie de dos inyecciones. Estos efectos secundarios incluyen fiebre pasajera, escalofríos y otros síntomas similares a los de la gripe.

 


 

¿Qué hago si mi paciente ha perdido la tarjeta de vacunación?

Los pacientes que dicen que ya han recibido una vacuna, pero que no tienen pruebas, pueden necesitar ayuda para comunicarse con el centro de vacunación al que acudieron para verificar su estado de vacunación; los trabajadores sociales y los trabajadores de alcance comunitario pueden ayudar en estos casos. Si el paciente ha migrado desde que se vacunó, averigüe los detalles que el paciente recuerde (ubicación, fecha y hora, tipo de vacunación) y comuníquese con el sitio de vacunación. Cada lugar tiene un proceso diferente en cuanto al registro y entrega de informes de vacunas al departamento de salud local. Todos los estados tienen un archivo de vacunación que contiene registros de todas las vacunas proporcionadas en el estado. Dependiendo del lugar, es posible que la información del paciente ya esté registrada en el estado. Los sistemas de información sobre inmunizaciones de los CDC brindan información de contacto para cada estado aquí.

 


 

 

COVID y otros problemas de salud

Si ya he tenido COVID-19 ¿tengo un mayor riesgo de sufrir problemas de salud a largo plazo, como enfermedades cerebrovasculares (ECV por sus siglas en español) o diabetes? ¿Cómo puedo saberlo?

Cada vez son más las investigaciones (disponible en inglés) que demuestran una fuerte asociación entre la infección por COVID-19 y la aparición de ECV y diabetes, pero hay mucho que todavía no sabemos. Revise las preguntas que se presentan a continuación para obtener más detalles sobre ECV y la diabetes. Todos los proveedores de salud deben estar conscientes de este incremento en los riesgos. Igualmente, deben tener en cuenta las infecciones por COVID-19 diagnosticadas y no diagnosticadas al momento de actualizar el historial médico de los pacientes.

Se anima a los trabajadores de salud comunitaria a que compartan esta información con sus comunidades, incluyendo los signos y síntomas de los ECV (solo en inglés) y la diabetes. Esta información la pueden encontrar en la página web de los CDC. Para los recién diagnosticados, un material muy útil con información básica es el libro cómico sobre diabetes de MCN. Está disponible en inglés y español. 

 


¿Cuáles son las conexiones entre la diabetes y COVID-19?

Hay nuevas investigaciones que están empezando a mostrar la relación compleja y bidireccional que hay entre la diabetes y COVID-19. Aunque es necesario realizar más estudios para comprender mejor los mecanismos que generan estas conexiones, los datos confirman que las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de padecer COVID-19 agudo y severo. Además, los individuos con diabetes tienen un riesgo cuatro veces mayor de desarrollar COVID-19 prolongado. Por último, las personas que padecieron COVID-19 agudo tienen un 40% más de probabilidad de recibir un diagnóstico nuevo de diabetes tipo 2 en los meses siguientes a la infección. Las nuevas investigaciones destacan que el aumento de ese riesgo disminuye. Un estudio encontró que después de un año, no hay ningún incremento en los diagnósticos de diabetes en comparación con el grupo de control.

 


 

¿Cómo afecta COVID-19 el corazón? ¿Cómo afecta a los pacientes que se han recuperado de COVID-19?

El riesgo de eventos cardiovasculares incluso después de un caso leve de COVID-19 es sustancial. Después de una infección por COVID-19, las personas corren un mayor riesgo de tener accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos, miocarditis y más. Este riesgo depende de la gravedad de la infección aguda; por ejemplo, el riesgo de tener un accidente cerebrovascular en los pacientes que tuvieron COVID-19 y que no fueron hospitalizados es un 23% más alto, en comparación con un 425% de los pacientes que sí fueron hospitalizados. Un estudio más reciente concluyó que el riesgo de tener accidentes cardiovasculares disminuye con el tiempo, al igual que el riesgo de desarrollar diabetes.

Se recomienda a los médicos compartir con los pacientes que normalmente no tienen riesgo de padecer accidentes cardiovasculares --como pacientes jóvenes y en buena forma física-- los signos y síntomas de enfermedades cardiovasculares comunes. 

 


 

¿Debería una paciente hacerse una mamografía después de recibir la vacuna contra COVID-19?

Se recomienda esperar al menos dos semanas después de la administración de la vacuna contra COVID-19 antes de hacerse una mamografía u otro examen de diagnóstico por imágenes. Esto se debe a que las vacunas contra COVID-19 pueden causar inflamación de los ganglios linfáticos, lo que puede interpretarse como cáncer en tales exámenes por imágenes. Como precaución, si la paciente no está migrando y puede retrasar el examen por imágenes, los proveedores de servicios de salud pueden recomendar que la paciente espere de seis a diez semanas después de la segunda dosis de la vacuna contra COVID-19. Si una paciente necesita mudarse antes de que finalice ese período de seis a diez semanas, los proveedores de servicios de salud pueden inscribir a la paciente en la Red de salud y se le puede dar orientación sobre el nuevo sistema de salud de su lugar de destino para programar una mamografía u otros exámenes de diagnóstico con imágenes.

 


 

 

Preguntas básicas sobre COVID

Habiendo tantas personas enfermándose independientemente de si están vacunadas o no ¿cómo podemos animar a la gente a que se vacune? 

La variante BA.5, la más transmisible hasta la fecha, es ahora la variante dominante en EE. UU., lo que ha incrementado el número de casos a cifras nunca vistas. En agosto de 2022, el promedio de casos por día era de 100.000, un número significativamente más bajo al número real, debido a que las pruebas caseras se convirtieron en la norma. Actualmente, casi 500 personas mueren cada día en EE.UU. de COVID-19. Cabe destacar que, la mayoría de las personas que son hospitalizadas o que mueren por COVID-19 no se han vacunado. Aún cuando las personas vacunadas expuestas a COVID-19 pueden enfermarse, la mayoría evita la hospitalización y la muerte gracias a que están vacunadas. Según el New York Times, y de acuerdo con los datos más recientes de los CDC, las personas no vacunadas tienen tres veces más probabilidades de contraer COVID-19 y seis veces más probabilidades de morir. Las vacunas son muy eficaces para prevenir enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes, aunque no evitan las infecciones.

Average Daily COVID Cases


 

Un paciente que tiene dudas sobre la vacuna preguntó si existe alguna diferencia entre la inmunidad que se obtiene después de infectarse por COVID-19 y la inmunidad que se obtiene después de vacunarse contra COVID-19. 

La inmunidad después de la vacunación ha sido bien estudiada y, como era de esperar, es muy alta. La inmunidad después de la infección varía mucho. Los CDC señalan que “el nivel de protección que obtienen las personas luego de tener COVID-19 puede variar según lo leve o grave que haya sido su enfermedad, el tiempo transcurrido desde la infección y su edad”. En general, la inmunidad de la vacuna dura más que la inmunidad de la enfermedad por lo que hemos visto hasta ahora, pero se necesitan más estudios cuando se trata de las variantes de COVID-19.

Si un paciente se ha recuperado de COVID-19, no debe confiar en la inmunidad obtenida después de la infección. Un estudio de los CDC (disponible en inglés) mostró que las personas que se habían infectado con COVID-19, pero que no se vacunaron después de la recuperación, tenían el doble de probabilidades de contraer COVID-19, en comparación con las que se vacunaron después de la recuperación. Este estudio señala además que la vacunación es la mejor manera de garantizar una inmunidad fuerte después de la infección.

Lo importante a considerar es que quienes no están vacunados siguen siendo vulnerables. Las variantes más nuevas no son necesariamente menos graves para los no vacunados. Y desafortunadamente, nuestras tasas de vacunación son más bajas en EE. UU. que en otros países industrializados. Además, entre los vacunados, tenemos un porcentaje más bajo de personas que han recibido la dosis de refuerzo, lo que hace que algunos de los vacunados sean vulnerables a hospitalizaciones y a la muerte.

Si bien no podemos decir de manera concluyente que la vacunación es mejor que la inmunidad natural, debido al nivel altamente variable e impredecible de la inmunidad que se obtiene después de la infección, sí podemos decir que la vacunación es una forma segura, importante y garantizada de lograr un alto nivel de inmunidad contra COVID-19.

 


 

¿Qué significa “estar al día”? ¿Cómo se puede comparar a “completamente vacunado”?

El lenguaje en torno a COVID continúa cambiando. En enero de 2022, los CDC definieron estos términos:

  • "Estar al día" significa que una persona ha recibido todas las dosis recomendadas de la vacuna contra COVID-19, incluyendo las dosis de refuerzo, cuando es elegible.
  • “Completamente vacunada” significa que una persona ha recibido las dosis de la serie principal de la vacuna contra COVID-19.

 


 

¿Qué es considerado como un caso de infección en una persona vacunada?

La infección en una persona vacunada sucede cuando da positivo dos o más semanas después de que se haya puesto la última dosis de la vacuna contra COVID-19. El caso puede ser sintomático o asintomático. Es importante señalar que a medida que más personas se vacunen completamente, será natural esperar un aumento en el número de personas completamente vacunadas hospitalizadas, especialmente si dichas personas ya estaban inmunocomprometidas. Los casos de infección en personas vacunadas son más comunes con ómicron y sus variantes, debido a su alta transmisibilidad.

 


 

¿Cómo responder a las preguntas básicas de mis pacientes sobre la seguridad de las vacunas?

Es muy importante responderlas de manera completa, con respeto y paciencia, y de una manera culturalmente competente.

Es importante recordar que algunas de las poblaciones vulnerables que más se beneficiarían de la vacuna contra COVID-19 son también las poblaciones que históricamente han sido maltratadas gravemente durante los ensayos de vacunas o que han sido forzadas a someterse, sin su consentimiento, a procedimientos médicos patrocinados por el Estado. Las bases racistas de nuestros sistemas de salud pública continúan traumatizando a nuestros pacientes en la actualidad.

Algunos puntos básicos a considerar:

  • Desde su lanzamiento, más del 77% de la población de EE. UU.-- más de 256,000,000 personas--, incluidos millones de trabajadores de la salud, científicos destacados, políticos y líderes comunitarios, han recibido al menos una dosis de la vacuna. Muchos de los médicos, enfermeras y trabajadores de la salud que trabajan incansablemente para brindar atención médica se han vacunado para protegerse a sí mismos y, a su vez, a sus comunidades, mostrando otro voto de confianza en la seguridad de las vacunas.
  • Los efectos secundarios siguen siendo muy bajos, mientras que el riesgo de desarrollar una enfermedad grave y la muerte sin la protección de la vacuna sigue siendo alto.

Recursos prácticos de MCN

 

Otros recursos:

 


 

¿Qué hago si mi paciente o la comunidad de mi paciente encuentra información errónea sobre la vacuna?

Los pacientes están preocupados sobre qué tan segura es la vacuna y circula mucha información errónea. Ayude al paciente a comprender la seguridad de la vacuna y cómo analizar los mensajes de salud contradictorios o confusos que desinforman, a través de nuestra guía interactiva, "Deconstruyendo la información errónea de salud”.

Versión interactiva de Prezi: https://prezi.com/view/2zUKL4KGQWaysr1BertD/

Versión del folleto de una sola página: https://www.migrantclinician.org/toolsource/resource/deconstructing-health-messages-five-key-questions.html