Skip to main content

Menu

View Menu ⇧
Close Menu

Migrant Clinicians Network denuncia la decisión de la Corte Suprema de permitir la aplicación de la regla de carga pública

Printer-friendly version

A clinician checks someone's blood pressure

El martes, la Corte Suprema de EE.UU. levantó temporalmente una medida cautelar que impedía la aplicación de la nueva regla de carga pública. Esta decisión permite la entrada en vigor de la regla de carga pública a nivel nacional, con excepción de Illinois, donde una medida cautelar a nivel estatal aún sigue vigente. El Departamento de Seguridad Nacional todavía no ha indicado cómo o cuándo comenzará la aplicación de la regla, pero podría comenzar inmediatamente.

La Red de Proveedores de Servicios de Salud para Migrantes se opone a la regla de carga pública, la cual ya ha tenido un efecto alarmante en muchos pacientes de los proveedores de servicios de salud de nuestra red. Bajo la nueva regla, el uso de programas básicos de asistencia pública como Medicaid y SNAP (frecuentemente conocido como “cupones para alimentos”), aún cuando un inmigrante sea elegible para recibir los servicios del programa, podría ser utilizado como una razón para negarle cualquier solicitud de ajuste de estatus de residencia permanente a un inmigrante con autorización para vivir y trabajar en Estados Unidos. 

La regla de carga pública evita que los inmigrantes legalmente autorizados accedan incluso a servicios de salud básicos a los que son elegibles, algo que a la larga puede poner en peligro la salud de cientos de miles de inmigrantes legalmente autorizados y de sus familias. En 2019, muchos proveedores de servicios de salud reportaron a MCN que tuvieron pacientes inmigrantes legalmente autorizados que rechazaron la cobertura de Medicaid, a pesar de que eran legalmente elegibles, por miedo a que el uso del seguro auspiciado por el gobierno pudiera poner en peligro sus posibilidades futuras de obtener la residencia permanente o, con el tiempo, la ciudadanía. Esto incluye a mujeres embarazadas que eligieron renunciar al cuidado prenatal, lo que puede haber puesto en peligro la salud tanto del bebé como de la madre, y a pacientes con enfermedades crónicas que eludieron ser atendidos y abandonaron los planes de tratamiento, lo que puede haberlos dejado en condiciones muy graves que son más difíciles y costosas de tratar.

Con esta nueva decisión de la Corte Suprema, más inmigrantes eludirán el cuidado. Además, la decisión podría hacer que las familias de estatus mixto eviten utilizar los servicios de atención de salud para los miembros de su familia que son ciudadanos de EE.UU. por miedo a las repercusiones potenciales, desencadenando así un efecto dominó de acceso deficiente a los servicios de atención de salud en todo el país.

“La gente no debería ser castigada por usar los servicios médicos auspiciados por el gobierno a los cuales son elegibles”, dijo Laszlo Madaras, MD, MPH, Director Médico de la Red de Proveedores de Servicios de Salud para Migrantes. “Con esta nueva regla, nosotros anticipamos que habrá una clase completa de inmigrantes legalmente autorizados que no podrá acceder al vital seguro de salud y terminará yendo a las salas de urgencias en peor estado, en vez de buscar el cuidado requerido a tiempo. Algunos hasta pueden decidir, muy a su pesar, abstenerse de tomar medidas preventivas como vacunas, dejando así a un porcentaje de la población estadounidense sin vacunar o con vacunación deficiente. Esta es una decisión equivocada y fiscalmente irresponsable de parte de nuestro gobierno que tendrá profundos efectos sobre la salud pública de los Estados Unidos”.

El año pasado, Ken Cuccinelli, director encargado de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés), declaró en una rueda de prensa que la política tendrá “el beneficio a largo plazo de proteger a los contribuyentes al asegurar que las personas que emigren a este país no se vuelvan cargas públicas y que se valgan por sí mismas, como lo han hecho los inmigrantes en el pasado”. El doctor Madaras rebate esa falacia histórica: “Si bien respeto la idea de la responsabilidad fiscal de parte de todo estadounidense, ninguno de nosotros puede realmente sostenerse por sí solo. Cualquier accidente serio o un procedimiento médico necesario pueden llevar a la bancarrota al estadounidense promedio, incluso a aquellos con seguros de salud. Cualquier persona puede tener un accidente catastrófico. Es razonable proporcionar una cobertura de salud a nuestros vecinos y a los miembros de la comunidad, y no inhabilitarles para vivir y trabajar aquí cuando usan los servicios de salud. Nosotros, como nación, no somos así de pobres ni necesitamos ser así de crueles”.

Esta nueva regla de carga pública no afecta directamente a muchos de los pacientes que carecen de estatus de documentación, a quienes no tienen acceso a programas federales de asistencia pública, pero nosotros anticipamos que el efecto intimidatorio que los proveedores de servicios de salud ya están reportando causará confusión y miedo adicionales en una amplia gama de pacientes inmigrantes y, por consiguiente, un menor uso de los servicios de salud necesarios entre pacientes inmigrantes, independientemente de su estatus de documentación.

“Esta regla es un paso en la dirección equivocada. Nosotros deberíamos expandir nuestros programas de salud para lograr mayor acceso”, agregó el doctor Madaras. “La atención en salud es un derecho humano”.

Movilízate

  • En el centro de salud: Tras este fallo, los proveedores de servicios de salud deben proporcionar a los pacientes la información correcta. Nosotros recomendamos los siguientes sitios y recursos, incluyendo letreros, declaraciones de ‘conoce tus derechos’ y tablas de prestaciones sociales en múltiples idiomas.
  • En tu comunidad: Como proveedores de servicios de salud –trabajadores de salud comunitarios, médicos, trabajadores sociales, enfermeros profesionales, psicólogos, educadores de la salud y más— trabajan directamente con inmigrantes cuya salud puede resultar perjudicada por esta regla de carga pública. Les instamos a levantar su voz en sus comunidades. Escriban cartas al editor, llamen a su representante local y compartan información sobre el tema en redes sociales. Su voz importa, su experiencia es muy necesaria y de eso puede depender la salud futura de sus pacientes.
       

Lee más

Protecting Immigrant Families sigue proporcionado actualizaciones periódicas sobre carga pública: www.protectingimmigrantfamilies.org.

Migrant Clinicians Network se ha opuesto a la regla de carga pública en múltiples ocasiones desde su introducción hace más de un año. Lee nuestros pronunciamientos e informes anteriores sobre carga pública:

 

Like what you see? Amplify our collective voice with a contribution.

 Email Us  Share with us on Facebook  Tweet Us  LinkedIn  LinkedIn  Click here to contribute

Got some good news to share? Contact us on our social media pages above.

Return to the main blog page or sign up for blog updates here.

Contact Us