Skip to main content

Preguntas frecuentes: La vacuna COVID-19 y migrantes, inmigrantes y trabajadores agrícolas

Printer-friendly version

Preguntas frecuentes: La vacuna COVID-19 y migrantes, inmigrantes y trabajadores agrícolas

La Red de Proveedores de Servicios de Salud para Migrantes (MCN por sus siglas en inglés) continúa recibiendo preguntas de nuestra red clínica sobre cómo preparar a sus comunidades de migrantes, inmigrantes y trabajadores agrícolas para la distribución de vacunas. Si bien se ha declarado que en EE. UU. las vacunas están disponibles para todas las personas mayores de 12 años, en realidad, las vacunas contra la enfermedad del COVID-19 siguen siendo inaccesibles para muchas personas, por una variedad de razones, incluyendo el miedo sobre el estado migratorio y la desinformación. La situación dinámica no desmiente el mantra básico: todos merecen la oportunidad de vacunarse contra el COVID-19. Alentamos a nuestros conciudadanos a que continúen defendiendo enérgicamente y en voz alta a las poblaciones más desatendidas que con frecuencia se han considerado "trabajadores esenciales" en esta pandemia y, sin embargo, permanecen entre las poblaciones que corren mayor riesgo de contraer enfermedades. 

Estas preguntas frecuentes se revisaron por última vez el 23 de septiembre de 2021. La información y los datos están cambiando rápidamente. Para obtener información más actualizada, visite nuestro blog: www.migrantclinician.org/blog.

 



¿Qué debo tener en consideración con trabajadores migrantes respecto de la vacunación contra el COVID-19, dado que existe ahora un mandato federal de vacunación, así como la posibilidad de que otros lugares de trabajo hagan obligatoria la vacuna?

Debido a los mandatos de vacunación, la tarjeta de vacunación ya no es solo un documento de salud, ahora es un documento de empleo obligatorio. Muchos migrantes e inmigrantes trabajan con un sobrenombre o alias. Es fundamental que los médicos conversen con el paciente si este necesitará la tarjeta de vacunación con su nombre real o su alias. El paciente puede necesitar dos tarjetas y el médico puede explorar la posibilidad de poner el nombre y el alias del trabajador ("alias") en la base de datos de vacunación del estado. Esta es una recomendación actualizada y reemplaza las recomendaciones anteriores.




Un trabajador se vacunó con su nombre real. Sin embargo, utiliza un alias en el trabajo. Actualmente, hay un mandato de vacunación en su trabajo, pero los datos de su tarjeta de vacunación no coinciden con el nombre que sus empleadores tienen registrado. ¿Qué debe hacer?

Debido a los mandatos de vacunación, la tarjeta de vacunación ya no es solo un documento de salud, sino que ahora es un documento de empleo obligatorio. Recomendamos que el médico emita una segunda tarjeta con el alias. En la medida de lo posible, se sugiere que el médico incluya el alias ("alias") en la base de datos de vacunación del estado, de modo que ambas tarjetas contengan información verificable en la base de datos a la que solo tienen acceso los proveedores de atención médica. Esta es una recomendación actualizada y reemplaza las recomendaciones anteriores.




Un trabajador, que previamente se vacunó con su nombre real, está registrado en el trabajo con un alias. Debido al nuevo mandato de vacunación de su trabajo, sus empleadores organizaron una clínica ambulatoria de vacunación obligatoria para aquellos que no podían mostrar prueba de vacunación, por lo que el trabajador ya vacunado tuvo que vacunarse nuevamente al no poder enseñar su tarjeta de vacunación con su nombre real. ¿Cuáles son las implicaciones para la salud de la doble vacunación?

Hay datos limitados sobre pacientes que han recibido más vacunas de las recomendadas.

De acuerdo con los datos iniciales de CDC, las personas que recibieron una tercera dosis mostraron efectos secundarios similares o más leves a los de la serie de dos inyecciones. Estos efectos secundarios incluyen fiebre pasajera, escalofríos y otros síntomas similares a los de la gripe.

 



¿Qué debo decir a los pacientes sobre la variante Mu? ¿Y la variante Lambda?

La información sobre las nuevas variantes del COVID-19 está empezando a llegar. A partir del 13 de septiembre, las variantes Mu y Lambda están en circulación en los Estados Unidos, pero la variante dominante sigue siendo la Delta. Independientemente de la variante, nuestras herramientas para luchar contra el COVID-19 siguen siendo las mismas: la vacunación es fundamental y hay que seguir esforzándose por hacerla totalmente accesible, con educación y charlas disponibles en el idioma del paciente para responder a sus preguntas y generar confianza. En los sitios de trabajo, la vacunación debe ir acompañada de ventilación, higiene, equipos de protección personal, como respiradores, y medidas para asegurar el distanciamiento físico.




Un miembro de la comunidad me ha preguntado por la ivermectina para tratar el COVID-19. ¿Qué debo responder?

Desafortunadamente, en la red circula mucha información falsa o desinformación sobre la ivermectina, afirmando que es una cura eficaz para el COVID-19. A continuación, algunos datos básicos para compartir:

  • La ivermectina es sobre todo un medicamento antiparasitario para animales. Tiene un uso limitado en humanos, contra una serie de enfermedades como parásitos, piojos y oncocercosis. No está aprobado su uso en humanos para tratar el COVID-19.

  • La razón por la cual su uso en humanos para tratar el COVID-19 no está aprobado es porque no hay suficientes pruebas de que funcione.
    • Uno de los mayores ensayos clínicos para evaluar si la ivermectina es eficaz contra el COVID-19 se interrumpió porque no mostraba beneficios con respecto al placebo, según The New York Times.
    • Uno de los artículos de publicación científica que supuestamente demostraba los beneficios fue retirado.
    • Los Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés) informaron sobre cada uno de los estudios completados, sus resultados y sus limitaciones, en su página COVID-19 Treatment Guidelines (Directrices de Tratamiento de la COVID-19).  El panel que examinó los resultados determinó que “no hay pruebas suficientes para que el Panel de Directrices de Tratamiento del COVID-19 (el Panel) recomiende o no el uso de la ivermectina para el tratamiento del COVID-19. Se necesitan resultados de ensayos clínicos con suficiente poder estadístico, que estén bien diseñados y bien realizados, para proporcionar una orientación más específica y basada en evidencia sobre el papel de la ivermectina en el tratamiento del COVID-19”.
  • Algunas personas se están enfermando por usar ivermectina. Las llamadas al Servicio de Control de Intoxicaciones por ivermectina han aumentado considerablemente. Los efectos secundarios incluyen mareos, prurito, náuseas y diarrea.

Recuérdeles a los pacientes cómo funciona la ciencia: si los ensayos clínicos bien realizados muestran algún indicio de que un medicamento funciona contra el COVID-19, eso aparecerá en los titulares de la prensa. Estos ensayos estarían seguidos de estudios adicionales para confirmar su eficacia y estudiar los efectos secundarios. De este modo, los científicos reúnen datos suficientes para asegurarse de que un medicamento es eficaz y al mismo tiempo seguro. Desafortunadamente, en la actualidad, los ensayos clínicos realizados tienen importantes limitaciones y la mayoría no muestra los beneficios de la ivermectina. Por consiguiente, seguimos sin datos suficientes para demostrar que la ivermectina funciona contra el COVID-19 y no podemos recomendarla.

Más recursos:

Por qué no se debe usar la ivermectina para tratar o prevenir el COVID-19, de la FDA.

AMA, APhA y ASHP piden que se ponga fin inmediatamente a la prescripción, distribución y uso de la ivermectina para la prevención o tratamiento del COVID-19 fuera de los ensayos clínicos.




Teniendo en cuenta que la influenza no circuló mucho el año pasado, ¿debería seguir recomendando la vacuna contra la influenza?

Sí. Se recomienda a todos los pacientes de seis meses o más que se vacunen contra la influenza. Es muy importante que los miembros de la comunidad reciban información culturalmente competente sobre cómo y por qué vacunarse.

A medida que los hospitales y las unidades de cuidados intensivos se siguen llenando de pacientes con COVID-19, se hace urgente que los miembros de la comunidad se protejan lo más posible contra la influenza para reducir la probabilidad de que los sistemas hospitalarios se saturen.

Esta vacuna, que salva vidas, puede proteger a personas como niños pequeños y ancianos, que todos los años mueren a causa de la influenza. Cabe señalar que, con el regreso de los niños a la escuela y la reincorporación de muchas personas al trabajo, nuestra situación cotidiana es bastante diferente a la de la temporada de gripe del año pasado. La pandemia no es una buena razón para no vacunarse contra la influenza.




¿Cuál es la diferencia de la vacuna contra la influenza este año? ¿Qué pasa con el COVID-19 y la influenza?

La nueva directiva de CDC sobre la vacuna de la influenza destaca algunos cambios. Se recomienda a los médicos que revisen la directiva de CDC en su totalidad. Se anima a todos los pacientes de 6 meses o más a que se vacunen contra la influenza.

Para las personas que tienen COVID-19: en la actualidad, no hay datos que indiquen el momento óptimo de la vacunación contra la influenza para la eficacia de la vacuna en personas con COVID-19 o que se estén recuperando de la misma, de acuerdo con CDC. Se recomienda a los pacientes sin contraindicaciones o alergias que se vacunen contra el COVID-19 y la influenza lo antes posible para protegerse a sí mismos, a sus familias y a sus comunidades.

Para quienes deseen recibir la vacuna del COVID-19 y de la influenza: es seguro administrar la vacuna del COVID-19 y la vacuna de la influenza el mismo día. Sin embargo, es posible que los pacientes deseen espaciar las dos vacunas dos semanas, para manejar mejor los efectos secundarios comunes.




¿Quién debe recibir una tercera dosis o vacuna de refuerzo?

A partir del 24 de agosto, CDC recomienda que las personas con inmunodepresión moderada o grave reciban una dosis adicional de la vacuna COVID-19 de ARNm después de las dos dosis iniciales, porque corren un mayor riesgo de padecer una enfermedad grave y prolongada y es posible que no adquieran el mismo nivel de inmunidad que la población general con solo dos dosis. CDC señala a quiénes considera moderada o gravemente inmunodeprimidos.

CDC también ha indicado que otras personas que recibieron dos dosis de Moderna o Pfizer deben recibir una tercera dosis, administrada ocho meses después de su segunda dosis. La vacunación para la tercera dosis está prevista para finales de septiembre. Hasta el 24 de agosto, era insuficiente la información para determinar si se recomendará una dosis de refuerzo a los receptores de la vacuna J&J.

Es fundamental seguir insistiendo en que las vacunaciones iniciales con dos dosis de ARNm siguen siendo muy eficaces contra la enfermedad grave, las hospitalizaciones y la muerte. Más del 99% de las muertes por COVID-19 hacia finales de agosto de 2021 se han producido entre quienes no están vacunados. La recomendación de una única vacuna de refuerzo está basada en los estudios que indican que un refuerzo puede disminuir el riesgo de infección. La vacunación inicial sigue siendo muy importante para prevenir enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes. Algunas poblaciones vulnerables, como inmigrantes, migrantes y refugiados, siguen queriendo vacunarse, pero no pueden hacerlo por miedo a exponer su estatus migratorio, por falta de transporte, por falta de material educativo en el idioma que eligen, etc. Es fundamental que las clínicas, los departamentos de salud y otros lugares de suministro de vacunas sigan contactando a los más vulnerables de sus comunidades para facilitar el acceso inicial a las vacunas.

El acceso a las vacunas es muy desigual en todo el mundo. Fuera de Estados Unidos, muchos trabajadores de primera línea carecen de acceso a una primera dosis, quedando expuestos a un alto riesgo de infección. Además, los suministros de oxígeno son difíciles de conseguir y/o transportar por todo el Sur Global, lo que deja a las personas con enfermedades graves sin acceso a una medida que puede salvarles la vida. Iniciativas como www.peoplesvaccine.org están trabajando para abordar esta injusticia sanitaria en curso, presionando para mejorar el acceso mundial a la primera dosis, mientras nosotros en Estados Unidos iniciamos el sendero hacia la tercera dosis.

Recuerde que nuestra comprensión de la eficacia de las vacunas a lo largo del tiempo sigue evolucionando a medida que recibimos más información y, en consecuencia, las recomendaciones pueden cambiar. Por favor, siga consultando aquí las actualizaciones y otras fuentes de noticias de confianza como CDC.

 



¿Qué significa la aprobación de la vacuna de Pfizer para los inmigrantes, migrantes y refugiados?

A finales de agosto, la vacuna de Pfizer recibió la aprobación total de la FDA para pacientes mayores de 16 años. Las autorizaciones de uso de emergencia siguen vigentes para las vacunas de Moderna y J&J, así como para la de Pfizer para pacientes de 12 a 15 años. Sin embargo, estos fabricantes de vacunas están en proceso de recibir la aprobación completa de la FDA.

Muchas personas han expresado sus dudas respecto de la vacunación debido a la falta de aprobación completa de la FDA. Esto puede generar nuevas conversaciones con los pacientes. La aprobación de la FDA confirma la eficacia y seguridad de la vacuna de Pfizer.

La aprobación completa allana el camino para la exigencia de vacunación, que puede ser emitida para las vacunas que no están bajo autorización de uso de emergencia. MCN apoya los requisitos de vacunación siempre que vayan acompañados de esfuerzos para aplicarlos de forma equitativa y vayan precedidos de estrategias para mitigar la propagación en el lugar de trabajo y mantener a los trabajadores seguros. Vale la pena señalar que muchos trabajadores en EE.UU., en particular los trabajadores de la industria de alimentos y del campo, todavía no tienen acceso a las vacunas contra el COVID-19 debido a numerosas barreras, incluyendo la falta de información y educación culturalmente relevante y de bajo nivel de alfabetización en el idioma de su elección.

 



¿Es seguro que una mujer embarazada se vacune durante el embarazo, durante la lactancia o cuando planea un embarazo?

Hasta finales de agosto, más de 139.000 embarazadas se vacunaron contra el COVID-19. Dentro de esa población, no se han producido problemas inesperados en el embarazo o en el feto. No se ha informado de ningún aumento del riesgo de pérdida del embarazo, problemas de crecimiento o defectos de nacimiento. Como recordatorio, las vacunas contra el COVID-19 no son vacunas vivas, y ellas y sus bebés no pueden contraer el COVID-19 a través de la vacuna.

Con estos datos, CDC recomendó la vacunación para mujeres embarazadas a partir de agosto de 2021.

 


 

¿Cómo puedo hablar con las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia para que se vacunen?

 Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia tendrán muchas preguntas y dudas debido a su preocupación por la salud de sus bebés. Es muy importante compartir con las mujeres embarazadas por qué es tan importante que se vacunen.

Las mujeres que contraen el COVID-19 durante el embarazo:

  • Tienen tres veces más probabilidades de necesitar atención en unidades de cuidados intensivos; 
  • Tienen de dos a tres veces más probabilidades de necesitar soporte vital avanzado y un tubo de respiración;
  • Tienen un pequeño aumento del riesgo de morir a causa del COVID-19;
  • Pueden correr mayor riesgo de sufrir una muerte fetal y un parto prematuro;
  • Pueden transmitir anticuerpos a sus bebés.

Cabe destacar que el COVID provoca hipoxia (falta de oxígeno suficiente) y una hipoxia tan grave que requiera cuidados intensivos o soporte vital avanzado para una madre embarazada es peligrosa para el feto en desarrollo. La vacuna contra el COVID-19 es la mejor manera de proteger al feto y a la madre de una enfermedad grave, hospitalización y muerte.

Cuando encuentre resistencia por parte de las mujeres embarazadas:

  • Construya una relación de confianza con las mujeres en el transcurso del tiempo.
  • Escuche con respeto. Muestre empatía y apoyo: “Entiendo sus preocupaciones y es bueno que tenga cuidado con la salud de su bebé. Es importante proteger a su bebé".
  • Cuente anécdotas sobre otros pacientes, sobre su propia experiencia con la vacuna del COVID-19 o sobre colegas o amigas que puedan ser relevantes.
  • Si la paciente sigue preocupada, pídale que hable con otra fuente de confianza, como un médico. 
  • Puede ser necesaria más de una conversación para ayudar a una madre a superar su reticencia.

 



¿Qué inquietudes especiales debería tener en cuenta entre inmigrantes, migrantes y refugiados?

Los proveedores de servicios de salud de primera línea están informando de que algunos pacientes, en particular jóvenes y por lo demás sanos, que están muy o gravemente enfermos con COVID-19 han resultado tener una diabetes no controlada y no diagnosticada. La diabetes sigue siendo un grave problema de salud entre las comunidades de inmigrantes, migrantes y refugiados que carecen de acceso a la atención médica y a menudo tienen dificultades para aplicar y mantener estrategias de vida saludable. Se insta a los proveedores de servicios de salud que atienden a estas poblaciones a que incrementen el alcance a estas comunidades y a que evalúen a los pacientes para detectar la diabetes. Lea más sobre la diabetes y acceda a los recursos sobre diabetes en la página de MCN.

 



¿Qué ocurre si un paciente que recibió las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19 ha estado expuesto al COVID-19? ¿Es necesaria la cuarentena?

En julio de 2021, CDC modificó sus recomendaciones para un paciente vacunado que ha estado expuesto al COVID-19. Ahora, CDC recomienda que dicho paciente se someta a la prueba del COVID-19 de tres a cinco días después de la exposición, pero que no tiene que estar en cuarentena. Este es un cambio respecto a su recomendación anterior y se debe a la aparición de infecciones por la variante Delta. Al igual que con otras preguntas de esta sección de preguntas frecuentes, las condiciones cambian rápidamente, por lo que le rogamos que siga revisando los cambios.

 


 

¿Cómo ayudamos a los pacientes que necesitan registrarse con un nombre real y un alias en las tarjetas de vacunación? ¿Qué ocurre si un paciente se ha vacunado con su nombre real, pero trabaja con un alias?

Muchos trabajadores inmigrantes y migrantes utilizan un alias para trabajar. Es conveniente preguntar a su paciente cuando se vacune, así como con otros tipos de registros médicos, si tiene otro nombre con el que se le conoce ("alias") para incluirlo en su tarjeta.

 



¿Qué es considerado como un caso de infección en una persona vacunada?

Un caso de infección en una persona vacunada es un caso positivo de COVID-19 que se produce dos semanas o más después de la administración de la última dosis de la vacuna de COVID-19. Este caso puede ser sintomático o asintomático. CDC afirma: "Se esperan casos de infección en personas vacunadas. Las vacunas de COVID-19 son eficaces y constituyen una herramienta fundamental para controlar la pandemia. Sin embargo, ninguna vacuna es 100% efectiva para prevenir la enfermedad. Habrá un pequeño porcentaje de personas totalmente vacunadas que aún se puede enfermar, ser hospitalizada o morir a causa del COVID-19". Hasta agosto de 2021, en la mayoría de los casos de infección por el virus, los síntomas han sido leves y no han requerido hospitalización ni han provocado la muerte. Es importante señalar que a medida que más personas se vacunen completamente, será natural ver un aumento en el número de personas completamente vacunadas que necesitarán ser hospitalizadas, especialmente aquellas que ya estaban inmunocomprometidas.

 



¿Deben los pacientes vacunados someterse a la prueba de COVID-19 si experimentan síntomas? 

Sí. Los pacientes vacunados que presenten síntomas acordes con la infección por COVID-19, como fiebre, escalofríos, tos, dificultad para respirar, fatiga, dolor de cabeza y pérdida del olfato o del gusto, deben solicitar una prueba de COVID-19.  

Si un paciente vacunado sufre una exposición conocida, no tiene que estar en cuarentena, pero debe hacerse la prueba entre tres y cinco días después de la exposición. Lea más en la página sobre cuarentenas de CDC. 

 



¿Por qué es preocupante la variante Delta? ¿Cambia la variante la eficacia de las vacunas?

La ciencia en torno a la vacuna y las variantes del COVID-19 está avanzando rápidamente. La variante Delta, que está causando picos de casos en todo el mundo y en Estados Unidos, es peligrosa porque es altamente transmisible. Esta variante es aproximadamente un 50% más contagiosa que la variante Alfa, que se identificó por primera vez en el Reino Unido. Alpha, también conocida como B.1.1.7, ya era un 50% más contagiosa que el coronavirus original identificado por primera vez en China en 2019.

Con Delta, la diferencia es que la persona infectada hará muchas más copias del virus más rápidamente, lo que hace que sea más fácil de propagar. Hasta el 26 de julio de 2021, un reciente estudio en China descubrió que las personas infectadas con la variante Delta llevan 1.000 veces más virus en la nariz en comparación con la versión original. En Estados Unidos, que ha registrado más casos y muertes por COVID-19 que cualquier otro país, la variante Delta representaba hasta finales de julio alrededor del 83% de las nuevas infecciones. Hasta ahora, las personas no vacunadas representan casi el 97% de los casos graves.

Las nuevas investigaciones apuntan a que la eficacia contra la variante Delta sigue siendo alta: alrededor del 79% de protección entre las personas vacunadas con dos dosis de Pfizer, según una investigación reciente en la revista Lancet. Los investigadores de Public Health England descubrieron que la protección contra la variante Delta con dos dosis de Pfizer era de alrededor del 88%. Aunque estas cifras son inferiores a la protección que ofrece la vacuna contra otras variantes, la protección sigue siendo notablemente alta. Como se ha mencionado anteriormente, casi el 97% de las personas con casos graves de la variante Delta no están vacunadas. Las vacunas siguen siendo muy eficaces contra la enfermedad grave, la hospitalización y la muerte. Esto significa que la mejor protección de los pacientes frente a la variante Delta es la vacunación. 

  



¿Qué hago si un paciente está parcialmente vacunado con una vacuna no aprobada por la FDA, como AstraZeneca o Synovax?

Algunos pacientes inmigrantes llegan a Estados Unidos con una vacunación parcial. AstraZeneca y Synovax son dos vacunas que no están disponibles en EE.UU., pero que se utilizan ampliamente en otros países. Ambas requieren dos dosis de vacunación. Si un paciente llega con la documentación que indica que solo se ha administrado una de las dos dosis, MCN recomienda lo expuesto a continuación.

En el caso de las mujeres inmigrantes de entre 18 y 60 años, y si están disponibles Pfizer o Moderna, MCN recomienda que la paciente comience la serie de dos vacunas de Pfizer o Moderna. (Obtenga más información aquí sobre por qué MCN recomienda esto.)

Para las mujeres migrantes mayores de 60 años y los hombres migrantes de cualquier edad, MCN recomienda la administración de una dosis de J&J si se encuentra disponible.

Lea las recomendaciones de CDC aquí.

  



¿Qué le digo a un paciente sobre el uso de la mascarilla y la distancia después de la vacunación?

Es muy importante que las personas vacunadas sigan usando mascarillas y mantengan la distancia física en público. Es muy importante que las personas vacunadas sigan usando mascarillas y manteniendo la distancia física en público. A partir del 27 de julio de 2021, CDC vuelve a recomendar que las personas vacunadas en zonas con alta transmisión de COVID-19 usen mascarillas cuando estén en espacios públicos cerrados. Los individuos vacunados pueden contraer el virus en algunos casos raros (véase la pregunta sobre los "casos de infección en vacunados", más adelante). La mayoría de los casos de COVID-19 entre individuos vacunados son leves y no requieren hospitalización. Sin embargo, estas personas pueden seguir propagando el virus a las personas no vacunadas, que ahora constituyen alrededor del 97% de los casos graves, las hospitalizaciones y las muertes. Además, la continua propagación del virus es peligrosa para todos, tanto para los vacunados como para los no vacunados, ya que puede dar lugar a nuevas y más peligrosas variantes.




¿Cómo hablo con mis pacientes sobre la vacuna Johnson & Johnson/Janssen (J&J)?

La Red de Proveedores de Servicios de Salud para Migrantes recomienda la vacuna J&J para los pacientes migrantes de sexo masculino, así como para las mujeres migrantes mayores de 60 años. Si un paciente ya tenía dudas sobre la vacunación, la suspensión de esta vacuna en abril de 2021 y la advertencia de la FDA de julio de 2021 sobre el síndrome de Guillain-Barré pueden preocupar a los pacientes y aumentar sus dudas.

  • Valide las preocupaciones de los pacientes. Asegúreles que es normal tener esas preocupaciones.

  • Si es necesario, actualice a los pacientes sobre la decisión de CDC y FDA de hacer una pausa y reanudar la distribución y uso de J&J.

  • Asegúrese de responder lo mejor que pueda todas sus preguntas.

    • Para obtener más información sobre cómo responder preguntas comunes específicamente relativas a la pausa de la vacuna J&J, consulte: MCN Position Statement: Johnson & Johnson Pause on Vaccinations Is Indicator of Functioning of Vaccine Safety Systems (Comunicado de MCN: La pausa de las vacunas Johnson & Johnson es un indicador del funcionamiento de los sistemas de seguridad de las vacunas)

    • Para obtener más información sobre cómo responder a las preguntas comunes sobre las vacunas contra el COVID-19 en su conjunto, consulte la siguiente pregunta en ‘Preguntas frecuentes’

  • Responda con honestidad acerca de lo que aún no se sabe.

  • Señale los beneficios de la pausa y la advertencia.

    • Eficacia de los sistemas de salud pública y seguridad de las vacunas.

      • Sobre la pausa: “Las autoridades de salud pública pudieron rastrear a seis personas de entre 6,8 millones hasta abril de 2021 que tuvieron un resultado adverso, de una a tres semanas después de la vacunación de J&J. Esta es una reacción muy rara que afecta a un porcentaje muy inferior, al uno porciento de los que recibieron la vacuna”.f

      • En cuanto a la advertencia: "Las autoridades de salud pública revisaron hasta julio de 2021 los informes de aproximadamente 100 de los 13 millones de personas que han recibido la vacuna J&J. La mayoría fueron reportados en hombres mayores, alrededor de dos semanas después de la vacunación. Esta es, asimismo, una reacción muy rara que también afecta a mucho menos del uno porciento de los que recibieron la vacuna. El aumento de Guillain-Barré después de la vacunación es similar al aumento observado después de la vacuna contra la gripe estacional. La vacuna contra el herpes zóster también puede aumentar el riesgo del síndrome".

      • Sobre la eficacia del sistema: “Es notable que los sistemas puedan captar un porcentaje tan pequeño de reacciones adversas”.

    • Beneficio para los proveedores: "La pausa da tiempo a las autoridades de salud para asegurar que nuestros sistemas de salud estén listos para reconocer y tratar el problema muy poco común de coágulos de sangre que se está observando".

    • Del mismo modo, la etiqueta de advertencia de la vacuna garantiza que los proveedores y los receptores de la misma sean conscientes del bajísimo riesgo y sepan a qué deben estar atentos”.

    • Disminución continua del riesgo del COVID-19 gracias a la vacunación: “Más de 13 millones de personas que recibieron la vacuna Johnson & Johnson están ahora protegidas contra la muerte y las enfermedades graves por COVID-19 que ha cobrado la vida de más de 600.000 personas en Estados Unidos. El virus sigue matando gente todos los días - y la gran mayoría de las personas que mueren por COVID-19 no se vacunaron”.

  • Las mujeres migrantes requieren consideraciones específicas. Consulte la siguiente pregunta.

 



¿Deben las mujeres migrantes recibir la vacuna J&J?

MCN recomienda que las mujeres migrantes de entre 18 y 60 años eviten la J&J si existe una alternativa (Pfizer o Moderna). Esto elimina el riesgo de trombosis con síndrome de trombocitopenia (STC), ya que tanto Pfizer como Moderna, como vacunas de ARNm, no comparten los mismos mecanismos de vacunación que la J&J o la AstraZeneca que tienen el riesgo de STC. Las mujeres migrantes en particular encuentran serias barreras para acceder a la atención de la salud, como el transporte, las barreras lingüísticas, las restricciones laborales, las ubicaciones rurales y aisladas y la integración limitada en sus nuevas comunidades para entender las opciones de atención de la salud. Estas barreras pueden dificultar aún más el acceso a la atención de urgencia necesaria para el STC.

La mayoría de los casos de STC se ha observado en mujeres de entre 18 y 49 años, con un pequeño número en mujeres de entre 50 y 58 años. En aras de la precaución, MCN recomienda evitar el uso de J&J en mujeres migrantes de hasta 60 años.

Si una mujer migrante prefiere la J&J o si la J&J es la única vacuna disponible, asegúrese de que la paciente conozca los signos y síntomas del STC y la ventana típica de aparición de los síntomas.

Para las mujeres de 58 años o más y para los hombres de cualquier edad, MCN recomienda vacunarse con la vacuna que esté disponible en su zona, cuando tengan la primera oportunidad de hacerlo. No retrase la vacunación.

Lea más acerca de estas recomendaciones sobre la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson: Care for Migrant Women Requires Adjusted Approach (La atención a mujeres migrantes requiere un enfoque diferenciado).

 



¿Cómo responder a las preguntas básicas de mis pacientes sobre la seguridad de las vacunas?

Es muy importante responder a esta pregunta básica fundamental de manera completa, con respeto y paciencia, y de una manera culturalmente competente. 

Es importante recordar que algunas de las poblaciones vulnerables que más se beneficiarían de la vacuna contra el COVID-19 son también las poblaciones que históricamente han sido maltratadas gravemente durante los ensayos de vacunas o que han sido forzadas a someterse, sin su consentimiento, a procedimientos médicos patrocinados por el Estado. Los cimientos racistas de nuestros sistemas de salud pública continúan traumatizando a nuestros pacientes en la actualidad. 

La vacunación sigue siendo la más baja entre los adultos de 18 a 39 años; los adultos afroamericanos no hispanos y los que tienen menos educación; los no tienen seguro y tienen menores ingresos familiares. Muchos de nuestros pacientes encajan en una o más de estas categorías y, por lo tanto, requieren un apoyo adicional para proporcionar el espacio seguro en el que puedan expresar sus preocupaciones sobre la vacunación y para abordar dichas preocupaciones.

Algunos puntos básicos a considerar:

  •  
  • Durante los ensayos clínicos, decenas de miles de estadounidenses de todas las etnias recibieron la vacuna, después de lo cual los investigadores les hicieron seguimiento durante meses para evaluar las reacciones. 

  • Desde su lanzamiento, el 56% de la población de EE.UU., incluidos millones de trabajadores de la salud, científicos destacados, políticos y líderes comunitarios, ha recibido al menos una dosis de la vacuna. Muchos de los médicos, enfermeras y trabajadores de la salud que trabajan incansablemente para brindar atención médica se han vacunado para protegerse a sí mismos y, a su vez, a sus comunidades, mostrando otro voto de confianza en la seguridad de las vacunas.

  • Como todas las vacunas, existe un riesgo bajo de efectos secundarios, siendo los más frecuentes el dolor en el lugar de la inyección, fatiga, dolor muscular o articular y dolores de cabeza que desaparecen en cuestión de días. 

  • La vacuna J&J puede causar un efecto muy raro, pero grave, de trombosis del seno venoso cerebral junto con trombocitopenia. También puede causar, en muy pocos casos, la enfermedad de Guillain-Barré. (Consulte la primera pregunta en ‘Preguntas frecuentes’.)
Recursos prácticos de MCN:

Otros recursos:

Para mayor información, lea los siguientes artículos:

La Red de Proveedores de Servicios de Salud para Migrantes tiene dos declaraciones sobre la necesidad de equidad y competencia cultural en la distribución de vacunas:
Otros artículos de interés 

 



A mi paciente le preocupa que su hijo adolescente se vacune. ¿Qué recursos me recomiendan?

Las dudas sobre la vacunación de niños pueden abordarse de forma similar a las dudas sobre uno mismo. Dedicar tiempo a escuchar las preocupaciones de los padres; reflexionar y validar esas preocupaciones sin juzgarlas; hacer preguntas para concretar sus preocupaciones; proporcionar la información que tenemos y ser francos sobre la información que no tenemos; proporcionar un espacio abierto y seguro para la discusión.

Para muchos padres -incluidos muchos que han sido vacunados- la vacuna todavía parece demasiado nueva. Algunos han escuchado información errónea sobre la posibilidad de que las vacunas afecten a la fertilidad (de lo que no hay pruebas); a otros les preocupa que la vacuna pueda provocar miocarditis en los adolescentes. Escuchar sus preocupaciones específicas, afirmar sus preocupaciones y proporcionar las pruebas que tenemos que apuntan a la seguridad de las vacunas disponibles es una manera de empezar. Luego, reafirmar por qué la vacunación es importante en la familia y la comunidad -para proteger a los abuelos de la hospitalización, para evitar más muertes en la comunidad, para asegurar que la escuela, el baile de graduación y las salidas con los amigos no se interrumpan de nuevo- puede ayudar a replantear la conversación en forma positiva.

 



Muchos lugares están exigiendo que los padres estén presentes cuando los niños reciben sus vacunas. Esto supone un obstáculo para muchos de mis pacientes inmigrantes y migrantes que necesitan trabajar. ¿Qué sugerencias tiene para hacer frente a esta situación?

Las normas varían mucho de un estado a otro, y algunos estados están cambiando sus leyes a raíz de las vacunas contra el virus del COVID-19. Actualmente, las leyes de consentimiento médico de 40 estados exigen la aprobación de los padres para que los menores de 18 años reciban una vacuna. Algunos estados están reduciendo las barreras para que los adolescentes reciban las vacunas contra el virus del COVID-19; otros están promoviendo un mayor rigor para impedir que los adolescentes actúen sin el consentimiento de sus padres. Además, algunos condados tienen sus propias leyes de consentimiento que anulan las leyes estatales. El sitio web vaxteen.org ofrece orientación por estado y por condado sobre las leyes de consentimiento de menores, si fuera el caso. El sitio web también ofrece materiales para ayudar a los adolescentes a hablar sobre la vacunación con sus padres. Recomendamos que los proveedores de servicios de salud consulten las leyes de sus estados para determinar si se requiere la presencia de los padres.

En las zonas en las que se exige la presencia de los padres, algunos padres encuentran un obstáculo para la vacunación. Muchos centros de salud y departamentos de salud están ofreciendo clínicas después de las horas de trabajo y los fines de semana para aumentar el acceso a las vacunas del COVID-19. Si su paciente no puede asistir a las clínicas de vacunación disponibles, es probable que ese paciente no sea el único con acceso limitado en la comunidad. Es muy recomendable coordinar clínicas de vacunación que atiendan a las necesidades de la comunidad de migrantes e inmigrantes, teniendo en cuenta los horarios de trabajo, la movilidad, las barreras lingüísticas y culturales y el temor a la situación de inmigración. Las clínicas de vacunación móviles que van a las viviendas de los trabajadores agrícolas y las clínicas emergentes en lugares populares, como tiendas de comestibles, mercados de pulgas e iglesias, son alternativas fundamentales para aumentar el acceso. Los materiales de vacunación culturalmente relevantes también son importantes. (Ver "Recursos prácticos de MCN" más abajo para obtener materiales).

 



¿Cuándo tendrán acceso a la vacuna los trabajadores agrícolas u otros trabajadores esenciales?

Miles de trabajadores agrícolas de todo el país ya han recibido su vacuna donde se les ha priorizado. En otras zonas, las vacunas siguen sin estar disponibles para los trabajadores que encuentran barreras (tecnológicas, lingüísticas, de transporte y relacionadas con el trabajo) para programar una cita y/o asistir a una cita de vacunación.

  • Los trabajadores agrícolas necesitan su apoyo continuo. Los proveedores de servicios de salud deben hacer escuchar su voz al salir en defensa de sus pacientes. Establezca conexiones, manténgase informado de cuándo van a llegar las vacunas, participe en las discusiones sobre distribución, comuníquese regularmente con la comunidad de trabajadores agrícolas en general.

  • Anime a los trabajadores esenciales a que sigan comunicándose con el centro de salud de su comunidad local y/o el departamento de salud, ya que la distribución localizada está cambiando rápidamente.

  • Organice un equipo del centro de salud para coordinar la vacunación de los trabajadores agrícolas y los otros trabajadores esenciales. Cree un plan de trabajo y un flujo de trabajo detallados para prepararse claramente para todos los aspectos de la vacunación, desde la documentación exigida hasta la confirmación de citas y la provisión de las vacunas en sí. Incluya a promotores de la comunidad. Esté preparado para problemas en la comunicación concerniente a la distribución y las interrupciones en las entregas mediante la preparación y ejecución de un plan de comunicación transparente con los trabajadores esenciales que anticipe los muchos obstáculos y contratiempos en el suministro y distribución de las vacunas. Construya planes de flexibilidad y contingencia cuando sea posible, reconociendo los cambios en las poblaciones de trabajadores agrícolas a medida que avanzan las estaciones.




Las vacunas Moderna y Pfizer-BioNTech requieren dos dosis. Qué pasa si un paciente se está mudando: ¿debe esperar hasta que la vacuna de una sola dosis esté disponible, si es el caso, o recibir una vacuna de dos dosis en el siguiente lugar a donde se mude?

Due to ongoing limited supply, we recommend that farmworkers get vaccinated when they have the opportunity to do so.  Encourage your patient to take a photo of the vaccination card and to send that photo to a family member or trusted person, so that if the card is lost (or even the phone), there is evidence of the first dose of vaccination.
If a patient isn’t sure if they can make a second appointment, sign them up with Health Network.  Migrant Clinicians Network operates Health Network, a virtual case management system that assists migrants with ongoing health needs in finding health care at their next destination. Clinicians are strongly encouraged to enroll patients who may need to migrate before they can receive the second vaccination. After enrollment, a Health Network Associate will follow up with the patient and assist in finding a health facility in the migrant’s next location so the patient can access the correct second dose. Health Network’s services are without cost to the health facilities or patients.

Recomendamos que los trabajadores agrícolas se vacunen cuando tengan la oportunidad de hacerlo. Anime a su paciente a tomar una foto de la cartilla de vacunación y a enviar esa foto a un familiar o a una persona de confianza para que, en caso de pérdida de la cartilla (o incluso del teléfono), quede constancia de la primera dosis de vacunación.

Si un paciente no está seguro de poder asistir a la segunda cita, inscríbalo en la Red de salud. La Red de Proveedores de Servicios de Salud para Migrantes opera la Red de salud, un sistema virtual de gestión de casos que ayuda a migrantes con necesidades continuas de salud a encontrar atención médica en su próximo lugar de destino. Se recomienda encarecidamente a los proveedores de servicios de salud a que inscriban a los pacientes que tengan que migrar antes de que les toque recibir la segunda dosis de la vacuna. Después de la inscripción, un funcionario de la Red de salud hará un seguimiento del paciente y le ayudará a encontrar un centro de salud en su próximo destino para que pueda acceder a la segunda dosis correcta, proveniente del mismo fabricante de la primera dosis. Los servicios de la Red de salud no tienen costo para los centros de salud ni para los pacientes.

Obtenga más información sobre la Red de salud aquí:

https://www.migrantclinician.org/services/network.html

Obtenga más información sobre cómo inscribirse a la Red de salud aquí:
https://www.migrantclinician.org/services/network/enrollment-in-health-network.html 

Comuníquese con Theressa Lyons-Clampitt para obtener más información: tylons@migrantclinician.org.

 



Cuando las vacunas se administraron por primera vez, se habló mucho de los refuerzos en el otoño. ¿Sabemos si necesitaremos refuerzos en otoño?

En primer lugar, si se necesitará un refuerzo o no, recomendamos que todo el mundo se vacune cuando tenga acceso a la vacuna. No podemos predecir si se necesitará un refuerzo, pero podemos animar a los pacientes a que obtengan la mejor protección disponible actualmente, a través de las vacunas que han sido aprobadas.

Las últimas investigaciones indican que las vacunas de Pfizer y Moderna hacen que el cuerpo cree una reacción inmunitaria persistente, lo que puede dar lugar a un alto nivel de protección contra el COVID-19, posiblemente durante años, aunque se necesita más investigación. Se desconoce si la J&J requerirá un refuerzo en el futuro.




¿Algunas vacunas son más eficaces que otras?

Los ensayos clínicos han demostrado que todas las vacunas hasta ahora aprobadas tienen una prevención notable de la muerte y la enfermedad grave por COVID-19, el signo de una vacuna altamente eficaz. Algunas personas vacunadas pueden contraer el COVID-19, aunque con menor gravedad. Las tres vacunas aprobadas varían ligeramente en sus tasas de eficacia. Millones de personas han recibido la vacuna contra el COVID-19, evitando un número desconocido de muertes. En la actualidad, una muerte (por coágulos de sangre que pueden estar relacionados con la administración de la vacuna Johnson & Johnson) ha sido atribuida a la provisión de la vacuna. En general, debido al muy bajo número de muertes y millones de dosis administradas, las vacunas han demostrado ser efectivas y seguras. En consecuencia, recomendamos encarecidamente a los pacientes que no se demoren en recibir una vacuna si tienen la oportunidad de obtenerla, independientemente del fabricante. Obtenga más información sobre la vacuna Johnson & Johnson, en inglés y español, aquí, y sobre la reciente pausa de la vacuna Johnson & Johnson, en inglés y español, aquí.




¿Qué pacientes deberían preocuparme especialmente?

Los pacientes migrantes encuentran numerosas y coincidentes barreras para acceder a la atención médica. Como resultado de esas barreras, algunos migrantes experimentan problemas de salud continuos que no son tratados. Algunos de estos problemas de salud, como el asma y la diabetes, aumentan el riesgo de que los pacientes padezcan una enfermedad grave si se infectan con el virus del COVID-19. De hecho, los proveedores de servicios de salud de nuestra red han encontrado los resultados de la diabetes no tratada en el hospital. “Si tengo una persona joven aparentemente sana en la UCI con COVID-19, la mayoría de las veces es porque tiene un problema subyacente que no ha sido tratado, como la diabetes no controlada. La A1c de un paciente era 13, y tuve que decirle: 'No solo está luchando contra el COVID-19. Usted tiene diabetes'”, dijo Laszlo Madaras, MD, MPH, director médico de MCN.

Más que nunca, los trabajadores de extensión, los trabajadores de salud comunitaria y otros proveedores de servicios de salud que trabajan en estrecha colaboración con las comunidades de inmigrantes y migrantes deben acercarse a los miembros de la comunidad que podrían no ser atendidos y asegurarse de que se cubran sus necesidades de salud subyacentes.

Lea más sobre el vínculo entre la diabetes y la infección grave por COVID-19 en estas preguntas frecuentes de la Asociación Estadounidense de la Diabetes.

Utilice el cómic en español de bajo nivel de alfabetización de MCN, disponible para imprimir y descargar: Mi salud es mi tesoro.




¿Qué pasa si un paciente que ha recibido ambas dosis de la vacuna contra el COVID-19 ha estado expuesto al virus? ¿Se requiere cuarentena?

Según CDC, los pacientes que han recibido ambas dosis de la vacuna contra el COVID-19 NO están obligados a ponerse en cuarentena si han estado expuestos a alguien con COVID-19.




¿Qué pasa si un paciente que ha recibido una inyección de Pfizer o Moderna (y por lo tanto está solo parcialmente vacunado) ha contraído el COVID-19?

Los pacientes que se contagian después de recibir la primera dosis de la vacuna deben seguir todas las precauciones que los que no tienen ninguna vacuna: hacerse la prueba y aislarse mientras esperan los resultados. Después de recuperarse del COVID-19, los pacientes deben discutir con su médico el momento de la introducción de la segunda dosis. Una segunda dosis antes de los 90 días después de la infección puede producir un aumento de los efectos secundarios, en comparación con la gravedad de los efectos secundarios en aquellos que no contrajeron el COVID-19 después de la primera dosis de la vacuna.




Si un paciente ha tenido COVID-19, ¿todavía necesita vacunarse? 

CDC señala que los pacientes que han tenido COVID-19 (y por lo tanto tienen anticuerpos) deben esperar 90 días desde el final de su infección antes de recibir una vacuna contra el COVID-19. Lea más al respecto en este artículo de la revista Health

CDC recomiendan que después de esos 90 días, el paciente que se ha recuperado de el COVID-19 debe recibir todas las dosis de la vacuna, es decir, dos inyecciones de Moderna o Pfizer, o una inyección de J&J cuando esté nuevamente disponible. 




¿Qué hago si mi paciente ha perdido la cartilla de vacunación?

Los pacientes que dicen que ya han recibido una vacuna, pero que no tienen pruebas, pueden necesitar ayuda para comunicarse con el centro de vacunación al que acudieron para verificar su estado de vacunación; los trabajadores sociales y los trabajadores de extensión pueden ayudar en estos casos. Si el paciente ha migrado desde que se vacunó, averigüe los detalles que el paciente recuerde (ubicación, fecha y hora, tipo de vacunación) y comuníquese con el sitio de vacunación. Cada lugar tiene un proceso diferente en cuanto al registro y entrega de informes de vacunas al departamento de salud local. Todos los estados tienen un archivo de vacunación que contiene registros de todas las vacunas proporcionadas en el estado. Dependiendo del lugar, es posible que la información del paciente ya esté registrada en el estado. Los sistemas de información sobre inmunizaciones de CDC brindan información de contacto para cada estado aquí.




¿Debería una paciente hacerse una mamografía después de recibir la vacuna COVID-19?

Se recomienda esperar al menos dos semanas después de la administración de la vacuna contra el COVID-19 antes de recibir una mamografía u otro examen de diagnóstico por imágenes. Esto se debe a que las vacunas contra el COVID-19 pueden causar inflamación de los ganglios linfáticos, lo que puede interpretarse como cáncer en tales exámenes por imágenes. Conozca más aquí. Como precaución, si la paciente no está migrando y puede retrasar el examen por imágenes, los proveedores de servicios de salud pueden recomendar que la paciente espere de seis a diez semanas después de la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19. Si una paciente necesita mudarse antes de que finalice ese período de seis a diez semanas, los proveedores de servicios de salud pueden inscribir a la paciente en la Red de salud y se le puede dar orientación sobre el nuevo sistema de salud de su lugar de destino para programar una mamografía u otros exámenes de diagnóstico con imágenes. 




¿Qué hago si mi paciente o la comunidad de mi paciente encuentra información errónea sobre la vacuna?

Los pacientes están preocupados por la seguridad de la vacuna y circula mucha información errónea. Ayude al paciente a comprender la seguridad de la vacuna y cómo deconstruir los mensajes de salud contradictorios o confusos que desinforman, a través de nuestra guía interactiva, "Deconstruyendo la información errónea de salud”.




¿Cómo puedo ayudar a mis compañeros proveedores de servicios de salud a estar informados?

Queda claro que los proveedores de servicios de salud siguen preocupados por la seguridad de las vacunas contra el COVID-19, no solo la comunidad en general. Teniendo en cuenta la velocidad de su desarrollo y los limitados esfuerzos de comunicación, es comprensible que haya dudas. Miles de proveedores de servicios de salud, muchos dentro de nuestra red, han compartido en las redes sociales sus selfies de vacunación contra el COVID-19, muchos con notas sobre su alegría de tener la oportunidad de vacunarse. Este mensaje es importante tanto para los colegas proveedores de servicios de salud como para la comunidad en general. Compartir recursos enfocados en los proveedores de servicios de salud para informar mejor a los colegas también puede ayudar a mitigar las preocupaciones:

 



¿Cómo puedo realizar un seguimiento del proceso de vacunación en mi región?

Se están desarrollando paneles sobre la vacunación. Los recursos varían en cada comunidad. Estos son algunos de los primeros recursos nacionales que se publicaron:

Recursos

Johns Hopkins proporciona un panel de control sobre vacunas: https://coronavirus.jhu.edu/vaccines

MCN es parte de una nueva iniciativa, Resilient American Communities (comunidades estadounidenses resilientes), que recién está despegando y será un recurso a considerar:  https://resilientamericancommunities.org/




Otros recursos

MCN tendrá próximamente seminarios en línea específicamente sobre vacunas de el COVID-19. Mire nuestra página ‘Próximos seminarios web’ para inscribirse cuando se anuncien nuevos seminarios: https://www.migrantclinician.org/trainings.html 

 


Este documento fue creado en asociación con el Centro Nacional de Recursos para Refugiados, Inmigrantes y Migrantes (NRC-RIM, por sus siglas en inglés), y financiado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos para apoyar a los departamentos de salud estatales y locales que trabajan con comunidades de refugiados, inmigrantes y migrantes que han sido afectadas de manera desproporcionada por la COVID-19. Obtenga más información en nrcrim.umn.edu.

 

 

 

Like what you see? Amplify our collective voice with a contribution.

 Email Us  Share with us on Facebook  Tweet Us  LinkedIn  LinkedIn  Click here to contribute

Got some good news to share? Contact us on our social media pages above.

Return to the main blog page or sign up for blog updates here.

Contact Us